Más de 8.000 entradas y 400.000 visitantes desde el 9 de octubre de 2011

Condenan golpes de Estado blandos o parlamentarios

Fiel a su manera de hacer política, Rafael Correa, de Ecuador, rompió el molde de los temas para esta cita sobre juventud y educación y denunció los procesos por los cuales se destituyó en Brasil a Dilma Rousseff y se ha emprendido la persecución contra la ex presidenta de Argentina, Cristina Fernández.

Además, señaló la existencia de "acoso y boicot económico" contra Venezuela.

A esta cita no acudieron el brasileño Michel Temer ni el mandatario de Argentina Mauricio Macri.
Al final –cuando todavía ayer por la mañana se cruzaban apuestas sobre la hora de su arribo– el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, no llegó a la 25 Cumbre Iberoamericana.

"Quisiera aprovechar este espacio y la presencia de tantos gobiernos de Iberoamérica para volver a reiterar nuestro profundo rechazo a los golpes de Estado blandos, parlamentarios o judiciales", empezó Correa Delgado.

Y enumeró el boicot y acciones de acoso contra "nuestra querida Venezuela, el golpe parlamentario en Brasil y la judicialización de la política, como nos lo demuestran los casos de Dilma Rousseff, Lula da Silva y Cristina Fernández".

También solicitó a los países iberoamericanos dar una aportación en metálico a Haití, "nuevamente destrozada", ahora por los efectos del huracán Matthew.

Pidió entonces la conformación de un fondo común de ayuda, con la aportación de una cienmilésima parte del producto interno bruto (PIB) de cada nación del bloque iberoamericano.

"Por nuestra reciente experiencia, sabemos que la mejor forma de ayuda es en efectivo y que el país receptor decida dónde y cómo invertir ese dinero", indicó el mandatario ecuatoriano.

(Rosa Elvira Vargas, La Jornada)