Más de 7.500 entradas y 350.000 visitantes desde el 9 de octubre de 2011

Confebask prevé 16.000 empleos nuevos en un 2017 “favorable” tras recuperar el PIB de 2008

La organización empresarial Confebask ve con “moderado optimismo” la evolución económica en 2017 en la CAV, un año con “perspectivas empresariales favorables”, en el que el PIB vasco crecerá un 2,5% lo que permitirá crear unos 16.000 nuevos empleos, según señaló el presidente de la patronal vasca, Roberto Larrañaga, con motivo de la presentación del informe de coyuntura económica de fin de año.

Los empresarios vascos reconocen que 2016 ha terminado con una evolución de la economía “mejor de lo previsto” pues contemplan que Euskadi cierre el presente año con un crecimiento de su economía del 3%, cuatro décimas más de lo anunciado por Confebask hace doce meses, y un aumento en la afiliación a la Seguridad Social de 18.000 trabajadores.

Pese a las expectativas positivas en un escenario de incertidumbre a nivel internacional, en Confebask consideran que hay que seguir haciendo los deberes porque, entre otros aspectos, “en Euskadi tenemos un tamaño de empresas insuficiente para competir en una economía globalizada” y, además, “se empieza a notar falta de personal cualificado en ciertas especialidades”.
El presidente de Confebask, Roberto Larrañaga, y el director general, Eduardo Arechaga, presentaron ayer el informe de coyuntura económica que anualmente elabora la organización empresarial vasca y resaltaron el hecho de que la economía vasca recuperará este año “por fin el PIB que tenía antes de la crisis” de 2008.

Roberto Larrañaga indicó que “han sido necesarios ocho años para volver al punto de partida”, lo que da una idea de la “la dureza de la crisis y lo que ha supuesto para la sociedad vasca en general, para las empresas y para el empleo”.

Pese a la recuperación del PIB, el empleo aún está lejos de alcanzar las cifras de afiliados a la Seguridad Social que en 2007 sumaban 976.270 cuando al cierre de este año se prevén unos 926.000.

Para los dirigentes empresariales vascos es necesario destacar que 2017 será el cuarto año consecutivo de crecimiento de la economía vasca, un crecimiento que llegará, igual que este año, de la mano de la industria. El repunte previsto del comercio exterior y del consumo harán factible, salvo sobresaltos no previstos, que la economía vasca siga creciendo.

En Confebask valoran como una de las consecuencias positivas de la crisis, el esfuerzo exportador de las empresas vascas. Según destacó Eduardo Arechaga, en 2010 había 2.700 empresas vascas que exportaban con regularidad, entendiendo como tal que acumulaban cuatro años seguidos de ventas en el exterior, y en 2016 “este número se ha elevado hasta 4.600”. Esta es “la mejor apuesta, a nivel empresarial, que hemos hecho en estos años”.

Respecto a la evolución para 2017, según los directivos de Confebask, la industria volverá a ser “el motor” de la economía vasca pues se prevé un crecimiento del 2,9%, frente al 3,2% del cierre de este año, mientras que la construcción se anotará un crecimiento del 1,3% y los servicios un 2,5%, han aumentado un 3,1% este ejercicio, como consecuencia del dinamismo del consumo, el comercio y el turismo, además de la demanda empresarial de servicios.

El informe de Confebask resalta que el consumo privado mantendrá “su fortaleza”, con una previsión de crecimiento del 2,8% mientras que el consumo público, por su parte, sólo crecerá el 1,1% debido a la necesidad de efectuar el ajuste fiscal para cumplir con los objetivos de control del déficit público. El sector exterior ofrecerá una “aportación positiva” al PIB estimada en un 0,1%, en línea con estos años. La tasa de paro, que finalizará en torno al 12,5% este año, se espera que pueda rebajarse hasta el 11% al cierre del próximo año.

Entre los datos positivos que resaltaron en Confebask se incluyen la reducción del número de expedientes de regulación de empleo y el hecho de que “la conflictividad laboral se ha situado “en los niveles más bajos” de los últimos quince años.

Con todo, el entorno económico seguirá siendo “complejo, incierto y volátil”, por lo que será necesario apostar por “nuevas reformas y medidas para asegurar la competitividad empresarial”. Respecto a este último punto, el presidente de Confebask señaló que las empresas sí quieren pagar impuestos “porque eso significa que van bien y ganan dinero” pero “no pagar más que nuestros competidores”.

(Xabier Aja, Deia)