Más de 8.000 entradas y 400.000 visitantes desde el 9 de octubre de 2011

Más trabajadoras autónomas que al inicio de la crisis pero con las mismas dificultades añadidas

Ciudadanos ha querido que el primer pacto que saliese adelante de los 150 puntos que acordó con el PP para garantizar la investidura de Mariano Rajoy haya sido la Ley de Reformas Urgentes del Trabajo Autónomo; unas medidas que afectarán a 3,19 millones de personas, según los datos de afiliaciones de noviembre registrados en la Seguridad Social. Esa cifra supone un descenso del 3,4% respecto al inicio de la crisis, lo que se debe a que el número de hombres ha caído. Pese a las dificultades añadidas a las que se enfrentan, el dato de las mujeres es ahora mayor que hace ocho años.

Marian Alonso, de 39 años, y Gladys Cali, de 28, decidieron lanzarse a crear su propio negocio y son dos de esas más de 38.000 mujeres que durante esta etapa han pasado a trabajar por cuenta propia. Como ellas, hay 1,12 millones de españolas y si en 2008 suponían el 32% del total de los autónomos, hoy son el 35,2%.

Estas dos emprendedoras no se conocen pero las dos son de Barcelona, estuvieron en grandes empresas y llevan con sus proyectos desde 2015. Ambas coinciden además en señalar que aún hay arraigada en la sociedad una mentalidad que provoca, en este ámbito también, que ellas lo tengan más difícil que ellos. "Tenemos una herencia social del patriarcado, en la que la mayor parte de la carga doméstica la tenemos las mujeres", apunta Marian, quien añade que eso influye en cuestiones como que obtener créditos bancarios sea más complicado.
"Las mujeres inicialmente no podemos acceder a empresas de mucha envergadura porque tenemos normalmente que compatibilizarlo con nuestra vida personal, el cuidado de los niños, sacar la casa adelante… aunque tengas pareja", continúa. La ventaja radica en que esos negocios suelen ser más estables: "Nos cuesta más tirarnos a la piscina, no tomamos tantos riesgos y por eso duran más".

Esta licenciada en Derecho decidió en 2013 hacer un parón en su carrera como directiva de banca y cogerse una excedencia, "porque la presión añadida para desarrollar determinados puestos cuando se es mujer es real", explica. "Decidí hacer un parón, reciclarme, estudiar cosas nuevas y reencontrarme a mí misma porque mi figura, mi parte femenina, había quedado un poco diluida. De alguna manera tuve que entrar en un rol masculino para sobrevivir en una vorágine de mujer ejecutiva con la que ya no me identificaba", añade.

Marian empezó escribiendo un blog en el que iba contando su periplo y acabó poniendo en marcha una comunidad dedicada a ayudar, a través de mentoring y consultoría, a otras emprendedoras del mundo digital. Se llama Mujer Orquesta al Aparato (MOA) y está basada en su propia experiencia, en la forma en la que ella ha hallado una nueva vía mediante la que reencontrarse y desarrollarse a nivel personal y profesional.

Esta iniciativa le ha permitido constatar que las trabas a las que se enfrentan se repiten prácticamente en todos los casos, lo que a su vez la empujó a ponerse en contacto con los 350 diputados del Congreso. A través de cartas personalizadas enviadas este verano, a las que solo le han respondido una decena de parlamentarios, les hizo llegar sus reivindicaciones para mejorar la situación de los autónomos en general y de las autónomas en particular. Ella considera que el acuerdo entre PP y C’s es insuficiente y cree que las imposiciones de la UE harán inviables muchas de sus medidas.

En su listado de 18 reclamaciones, que califica de "reales", "aterrizadas" y "sin desagradables sorpresas", Marian hace especial hincapié en aspectos relacionados con la maternidad: "Tenemos que conseguir los derechos que cualquier asalariada tiene al convertirse en madre. Una autónoma por ejemplo no tiene permiso por lactancia remunerado. Si quieres faltar al trabajo para darle el pecho a tu hijo corre a cargo de tu facturación".

- "Transformación de concepto".

"Tiene que haber igualdad y uno de los problemas más grandes es el tema de ser madre. Hay posibilidades de tener hijos y una carrera profesional pero la mujer tiene que sacrificar más", coincide Gladys, aún sin descendencia. En su opinión, se debe instar al Ejecutivo a que apruebe normativas para que "no haya tanta diferencia a nivel de sexos", pero la raíz del problema es social: "Por mucho que el Gobierno ponga leyes para mejorar nuestras condiciones, tiene que haber una transformación de concepto hacia la diferencia entre hombres y mujeres".

Ella estudió Relaciones Laborales y Empresariales y después de trabajar en Apple durante un par de años decidió cambiar de vida, dejar su empleo y trasladarse a vivir a EE UU. Otros dos años después regresó a España con el encargo de un antiguo jefe de organizar un congreso sobre marketing digital. La experiencia fue tan buena que pensó que era el momento de hacer algo que siempre había querido: montar su propio negocio. Fue así como surgió InfinitEvent Experience, una agencia de eventos especializada en el uso de las nuevas tecnologías, y en paralelo Tech Experience Conference, un evento que va por su tercera edición y que el año que viene tiene previsto abrir ediciones en Los Ángeles e Ibiza.

Aun con obstáculos y con esa necesidad de mejoras, ni Marian ni Gladys volverían a un empleo por cuenta ajena. "Siempre que emprender no suponga una huida hacia adelante, que tengas un colchón y todo meditado, es una buena opción porque eres dueño de tu tiempo y de tus ingresos", argumenta la primera. "Tu vida personal, tus prioridades y tu nivel económico cambian pero compensa totalmente porque es una inversión", señala la segunda, y frente a la inestabilidad en los ingresos ella prefiere resaltar las satisfacciones: "Que alguien que no te conoce ponga un comentario valorando positivamente tu empresa es un momento impagable".

- Algunas reivindicaciones.

Bajo la etiqueta #LuchaEmprendedora, Marian Alonso ha puesto en marcha una recogida de firmas para su propuesta de 18 medidas. Estas son las que más directamente atañan a las mujeres:

Permiso por lactancia remunerado aunque no exista riesgo por el trabajo desempeñado.

Derecho a la reducción de jornada para el cuidado de los hijos y disminución del pago de la cuota de autónomos manteniendo la base de cotización en el 100%.

Aplicación del contrato de interinidad para la sustitución de autónomas en situación de descanso por maternidad dos meses antes de la fecha estimada del parto.

Ampliar el presupuesto para financiar el emprendimiento femenino.

Bonificación del 100% de la cuota durante el primer año para quienes se reincorporan a su negocio después de la maternidad y antes de los dos años del nacimiento.

(Araceli Guede, 20 Minutos)