Más de 7.500 entradas y 350.000 visitantes desde el 9 de octubre de 2011

Pujol jr. diseñó grandes negocios en plena investigación judicial

Jordi Pujol Ferrusola sigue proyectando un sinfín de negocios en plena investigación de la Audiencia Nacional contra él por blanqueo de fondos procedentes de la corrupción política. Desde proyectos de energías renovables, un hospital y una planta de detergentes en Mauritania a huertos solares en Senegal pasando un laboratorio en Paraguay, hospitales en Cataluña o un intento fallido de participación en Eurovegas.

EL MUNDO ha tenido acceso a la documentación intervenida por la Policía en su despacho hace poco más de un año. En ella figuran decenas de correos electrónicos enviados por el hijo del ex presidente catalán, en libertad sin fianza, con su plan de negocio para 2015. Todo ello sólo dos meses después de declarar como imputado.

El material confiscado por la Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal (UDEF) en octubre de 2015 en las oficinas de Pujol Jr. en el número 5-15 de la calle Ganduxer, al que ha tenido acceso EL MUNDO, acredita que la actividad mercantil del clan catalán no cesó ni tan siquiera tras la imputación del primogénito en septiembre de 2014.
De ahí que tan sólo dos meses después de su primera citación judicial, tal y como acreditan las pruebas que obran en poder de los investigadores, Jordi Pujol Ferrusola pusiera en marcha una nueva y ambiciosa estrategia inversora internacional muy similar a la que ha desarrollado durante los últimos años y por la que se encuentra imputado por blanquear fondos.

El hijo mayor del ex presidente catalán, que nunca ha sido detenido y continúa en libertad sin fianza pese a que Anticorrupción y la UDEF considera acreditado que lavó las comisiones cobradas por la familia a cambio de contratos públicos en Cataluña, se intercambió una serie de correos electrónicos el 27 de noviembre de 2014 con diversos financieros.

En ellos planteaba la posibilidad de desarrollar proyectos de la más diversa índole. En este sentido, adjuntaba, tal y como hace constar la UDEF en las actas de los registros, «un tipo de servicio sanitario existente en USA y le preguntaba si esa idea de negocio podía funcionar en España». Pero iba mucho más allá.

Ese mismo día envió un correo electrónico a uno de estos financieros, a los que puso en contacto con Pujol Jr. su amiga Carmen Sañudo, con el «resumen de una reunión» que habían mantenido en Barcelona».

En dicha cita abordaron «el marco de relación entre ambos» así como el «reconocimiento de sus compromisos mutuos». Pero también, «temas concretos en Paraguay, Madrid y Mauritania».

Días después, el 10 de diciembre, volvieron a mantener una nueva reunión de negocios. Esta vez en el hotel Concorde Montparnasse de París, y todavía volvieron a encontrarse el 23 del mismo mes ya con una «guía» sobre «puntos» concretos.

En primer lugar, abordaron, tal y como reflejan las notas del propio Pujol Ferrusola, proyectos en Mauritania: «Energías renovables, línea de alta tensión, Cobra, Euroquímica, puerto seco» pero también «frío, servicios y duty free», señalan textualmente sus propios apuntes.

Los contactos continuaron durante los meses siguientes y se intercambiaron un «plan estratégico con objetivos de 2015» entre los que se incorporaba la posibilidad de desarrollar una «planta para detergentes en Mauritania».

En Paraguay Pujol Jr. se planteaba invertir, también en plenas pesquisas de la Audiencia Nacional, en un «laboratorio» y en España abordaba la posibilidad de participar en «Eurovegas» a través de un empresario «chino» al que no identifica y en colaboración con Isolux. Pero a su vez planeó montar «hospitales privados».

En este intercambio de correos figura también la opción de llevar a cabo la construcción de «huertos solares en Senegal contra la garantía del Estado» con la colaboración del grupo español Jiménez Belinchón.

Junto al plan de negocio que pretendía desplegar en plena investigación judicial, la UDEF se ha topado con nuevas operaciones, hasta ahora inéditas.

En este sentido, Pujol Jr. tenía en su poder documentación vinculada a las gestiones para comprarse en el Reino Unido dos nuevos vehículos deportivos para su colección: un Porsche 906 y un Lola Spyder.

Pero también las referentes a la adquisición de un Bentley para su amigo Gustavo Buesa, conocido como El rey de la basura de Cataluña, detenido recientemente por financiar irregularmente a CiU a cambio de contratos públicos irregulares. Entre los elementos intervenidos se encuentra asimismo una «carpeta transparente con múltiples correos» fechados «entre enero y febrero de 2012 relacionados con Fiona Darmon, persona vinculada a Erel Margalit, empresario israelí que gestiona fondos de inversión en Cataluña».

En estos correos electrónicos se hace referencia, recalca la UDEF, al vicepresidente del FC Barcelona «Carles Vilarrubí» así como a «Oriol Pujol», otro de los hijos del histórico líder nacionalista Jordi Pujol Soley.

A su vez los registros han deparado un nuevo negocio, también oculto hasta la fecha, al que aspiraba la familia. Se trata de «la compra de la concesión de paradas de autobús de Andorra».

La UDEF intervino «un conjunto de correos enviados desde julio a septiembre de 2009» en los que el primogénito lleva a cabo innumerables gestiones para hacerse con este peculiar servicio, que revela que los bancos en los que ocultaron su fortuna no eran el único interés de la familia en el Principado.

Entre las ventajas que destacaba Pujol Jr. de este negocio se encontraba, según sus propias comunicaciones, que se puede «recuperar la inversión poniendo publicidad»; pero también «que es Andorra y que es un pseudo monopolio».

Pujol Jr. realizó un exhaustivo análisis de las posibilidades de las paradas de autobús andorranas y confeccionó un dossier, también confiscado por la Policía, en el que se recopilaba la «información geográfica, económica y demográfica del Principado» que incluye hasta el número de «parroquias» existentes en la zona.

Entre los negocios más desconocidos de la familia Pujol hasta la fecha se encuentra a su vez la construcción de aparcamientos en los colegios escolapios de Cataluña.

Jordi Pujol Jr. albergaba en sus oficinas un «acuerdo de confidencialidad y exclusividad para posibles trabajos con los escolapios» que data del 7 de noviembre de 2008 y en el que había participado como socio la empresa Isolux.

Al igual que ocurría en Andorra, el hijo mayor del ex presidente catalán guardaba un complejo estudio de mercado sobre este asunto. Así, disponía de «una relación de escuelas susceptibles de tener parking en Cataluña» y «una relación de las escuelas pías de Cataluña con su correspondiente dirección», entre otros elementos.

Entre los documentos privados descubiertos en las oficinas de la calle Ganduxer de Barcelona, Jordi Pujol Jr. disponía de un completo manual con consejos para declarar ante el juez de la Audiencia Nacional. Esta guía hacía hincapié en cuatro puntos clave para que no se destapara el entramado societario que había montado.

El primero, la «atención» al interrogatorio. El segundo, la «determinación del área de riesgo» sobre lo que pudiera decir en sede judicial. El tercero, que «la respuesta» fuera «corta y certera» y «acotada al objeto de la pregunta». Y, en cuarto y último lugar, se aconsejaba «no improvisar». Así, en el caso de duda, Pujol Jr. debía contestar con un «no lo recuerdo ahora».

Entre las actividades más llamativas del clan catalán que no se conocían hasta ahora se encuentra también su participación en una importante donación por parte de Isolux para que el FC Barcelona dispusiera de un equipo de rugby en la máxima categoría. Pujol Ferrusola. Tenía en su poder el contrato por el cual la empresa que presidía Luis Delso transfería 648.000 euros a la Fundación Albert Pascual, «entidad sin ánimo de lucro que tiene por objeto fomentar el desarrollo del deporte en Barcelona y Cataluña y en especial la promoción y competición del rugby en Barcelona». Junto a este contrato tenía una copia del acuerdo de colaboración entre el FC Barcelona, la Fundación Albert Pascual y el Barcelona Universitario Club para «dotar a la sección de Rugby del FC Barcelona de un equipo en División de Honor A».

(Esteban Urreiztieta, El Mundo)