Más de 8.000 entradas y 400.000 visitantes desde el 9 de octubre de 2011

Desaparece un grupo de niños tutelados por la Comunidad de Madrid que vivía en un parque

Alrededor de una quincena de menores marroquíes, que habían pasado meses durmiendo a la intemperie en el Parque Isabel Clara Eugenia de la capital pese a que la mayoría de ellos están bajo la tutela de la Comunidad de Madrid, ha desaparecido.

Estos jóvenes habían escapado numerosas veces de uno de los centros de menores que administra el Gobierno de Cristina Cifuentes, muy próximo al parque. Su última huida se produjo hace apenas unos días, después de que la Comunidad reclamara su tutela cuando se encontraban en un piso de acogida de la fundación Mundo Justo de Rivas.

El último rastro de los niños, todos menores de 14 años, les sitúa en Ávila, según informa la Fundación Raíces y recoge la Cadena SER. Esta asociación pudo atenderlos la noche del 29 de diciembre, momento desde el cual no tiene noticias de ellos. El día 30, la Junta de Castilla y León envía un aviso a la Comunidad de Madrid al localizar a los menores en la ciudad abulense.
Pero cuando agentes de la Guardia Civil acuden a recoger a los niños, estos ya habían desaparecido. El Gobierno de Cifuentes sospecha que pueden estar intentando llegar al norte de Europa.

Los niños denunciaron ante las fundaciones que intentaron cobijarlos haber recibido agresiones por parte de la Policía, que intentaba que abandonaran el parque donde malvivían. "Llevo en el parque dos meses y 15 días. La gente nos ve, algunos vienen a pasear al perro y llaman a la Policía Municipal. Cuando vienen los agentes nos quitan las mantas y los cartones donde dormimos", contaba uno de estos menores en octubre.

"Un chico de 18 años, ex tutelado con permiso de residencia de larga duración, llegó a nuestra sede con el labio inflamado y sangrando. Nos contó que había recibido un puñetazo en la boca y otro en la nuca por parte de la policía ante la resistencia del chaval a que le quitaran su manta, que es lo único que tiene, contó Lourdes Reyzabal, presidenta de la Fundación Raíces.

"Que la policía vaya allí todas las noches a desalojarle lo único que ha conseguido es que duerman toda la noche a la intemperie y que si llueve se mojen. Es absurdo tenerlos así, anoche había menores de 14 o 16 años, impresiona ver a los niños como vagabundos, con su carrito, limpiándose en la fuente", lamentaba entonces otro voluntario de Raíces.

(Público)