Más de 7.500 entradas y 350.000 visitantes desde el 9 de octubre de 2011

Llama la CEM a gobierno, legisladores y partidos a reconsiderar el gasolinazo

La Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM) llamó al gobierno, legisladores y partidos políticos a ‘‘reconsiderar’’ el gasolinazo, el cual ha causado ‘‘molestia e inconformidad’’ entre la población en general y afecta sobre todo a los más pobres. Asimismo instó a resolver esta coyuntura, que ha derivado incluso en saqueos, de manera ‘‘inteligente y creativa’’.

En conferencia de prensa, Alfonso Miranda Guardiola, secretario general de la CEM, exhortó a las autoridades a ser ‘‘sensibles’’ ante este ‘‘golpe radical’’ a la economía familiar e insistió en que se debe ‘‘bajar’’ el precio de los combustibles, ya que representa un aumento ‘‘grande’’, de ‘‘más de 20 por ciento’’.

Dijo que los obispos son ‘‘sensibles ante el momento actual que aqueja a nuestra sociedad’’ y que, como CEM, ‘‘hacemos un llamado a todos los actores de la sociedad (gobierno, empresas, sociedad civil, partidos políticos, iglesias e instituciones académicas, entre otros) a recorrer el camino de la paz, la justicia y la solidaridad’’.
Ante el aumento al precio de los combustibles ‘‘exhortamos a las autoridades civiles a reconsiderar seriamente –dado el contexto nacional y las variables internacionales– esta medida que afecta a todo nuestro país, especialmente a los más pobres’’.

Indicó que ‘‘se requiere ser sensibles a las necesidades cotidianas de la gente y ser conscientes de las consecuencias de esta medida gubernamental. Hacemos un llamado a la autoridad, especialmente a los poderes Ejecutivo y Legislativo, a mirar desde abajo y no solamente desde arriba.

‘‘No es correcto imponer leyes sin tomar en cuenta la realidad y el sentir que vive la gente, sobre todo los más desamparados.’’

También llamó a los ciudadanos a que el ‘‘descontento’’ y ‘‘malestar comprensible se encaucen a través de medios pacíficos, creativos y respetuosos de la ley’’, porque ‘‘nunca la violencia, el vandalismo, el saqueo o la afectación a las vías de comunicación serán el camino’’.

Precisó que tampoco son el camino ‘‘la confrontación estéril y la anarquía, pues estas conductas no resuelven los grandes problemas del país, sino que dividen aún más a la nación’’.

Expuso que ‘‘la violencia genera violencia y destrucción. No expongamos ni atentemos contra la integridad de ninguna persona ni la paz social. Seamos sensibles con quienes están siendo doblemente afectados: los que no pueden llegar a sus trabajos, hospitales, escuelas, quienes no pueden abrir sus comercios o están siendo saqueados’’.

Remarcó finalmente que el camino frente a estas situaciones es ‘‘la no violencia activa’’ y el ‘‘diálogo nacional’’.

(Carolina Gómez Mena, La Jornada)