Más de 8.000 entradas y 400.000 visitantes desde el 9 de octubre de 2011

Videgaray regresa al gabinete para fortalecer vínculos con Estados Unidos

Considerado uno de los colaboradores más cercanos del presidente Enrique Peña Nieto, el ex responsable de Hacienda, Luis Videgaray, regresó al gabinete, ahora como secretario de Relaciones Exteriores.

Nombrado por el titular del Ejecutivo federal, Videgaray deberá acelerar el "diálogo y los contactos" con el gobierno estadunidense que encabezará Donald Trump a partir del 20 de enero, con la premisa de fortalecer vínculos "sin menoscabo de la soberanía nacional y la dignidad de los connacionales".

Después del anuncio de la cancelación de nuevas inversiones de Ford en México, realizado la víspera, Peña Nieto le encomendó a Videgaray "fortalecer los vínculos bilaterales en materia de seguridad, migración, comercio e inversión. Estos objetivos deberán alcanzarse promoviendo los intereses de México". De igual forma, lo instruyó a "asegurar la atención y protección a la que tienen derecho los mexicanos que residen en el exterior", en particular a los que residen en Estados Unidos.
Confió en el buen desempeño del nuevo canciller, a partir de su experiencia como secretario de Hacienda, donde ya coordinó trabajos del G-20 (que aglutina las principales economías en el mundo) y su participación al encabezar mecanismos de la relación bilateral México-Estados Unidos con el vicepresidente Joe Biden.

Durante el mensaje, el presidente también dio a conocer la designación de María Cristina García Cepeda –hasta ayer directora del Instituto Nacional de Bellas Artes– como secretaria de Cultura. Ocupará el cargo que dejó vacante el recientemente fallecido Rafael Tovar y de Teresa. Peña Nieto destacó la larga trayectoria de García Cepeda en la promoción de la cultura, donde ha participado como secretaria técnica del entonces Consejo Nacional de Cultura y las Artes, entre otros cargos.

Previamente, de manera introductoria al anuncio de los cambios, el Presidente reconoció que 2017 será "un año de retos, desafíos, que estoy seguro que, en unidad, habremos de superar", aunque el país enfrentará "escenarios complejos".

Antes de confirmar su salida, el Presidente tuvo elogios para el desempeño de la ahora ex canciller Claudia Ruiz Massieu, de quien destacó su papel en la defensa de los intereses de los connacionales, tanto en momentos difíciles, tras el ataque a turistas mexicanos en Egipto, como para apoyar a quienes residen en Estados Unidos.

Subrayó que el objetivo principal del nuevo canciller es consolidar el papel de México como "un país con responsabilidad global", tanto en los foros como en los diversos organismos internacionales. En especial, resaltó que México continuará comprometido con las mejores causas del mundo, al ejercer liderazgo, e hizo referencia "al impulso de la agenda de derechos humanos dentro y fuera del país".

También definió como prioritario el acercamiento con los países de la región, fortaleciendo los mecanismos de integración como la Alianza del Pacífico. De igual forma, pidió un mayor acercamiento estratégico con las principales economías del mundo, en especial las que integran el G-20, del que forma parte México.

- Sin experiencia diplomática.

Videgaray llegará a la cancillería sin experiencia en la diplomacia mexicana. Su retorno revela la estrecha relación que tiene con Peña Nieto desde que era gobernador del estado de México y Videgaray su secretario de Finanzas, para convertirse posteriormente en el coordinador de la campaña presiencial. Responsable de las finanzas federales durante casi cuatro años, hasta septiembre pasado, volverá ahora en víspera del relevo presidencial en Estados Unidos.

En cuanto a la nueva secretaria de Cultura, el presidente destacó que García Cepeda ha sido directora general del Festival Internacional Cervantino, secretaria ejecutiva del Fondo Nacional para la Cultura y las Artes, coordinadora ejeutiva del Auditorio Nacional, además de su paso por Consejo Nacional para la Cultura y las Artes y el Instituto Nacional de Bellas Artes.

(Alonso Urrutia, Página 12)