Más de 7.000 entradas y 350.000 visitantes desde el 9 de octubre de 2011

El presidente de Murcia, citado a declarar el 6 de marzo como investigado por el 'caso Auditorio'

El presidente de Murcia, Pedro Antonio Sánchez, prestará declaración el próximo 6 de marzo en calidad de investigado por el caso Auditorio, por los presuntos delitos de prevaricación continuada, fraude, falsedad en documento oficial y malversación de caudales públicos.

Sánchez ha adelantado esa citación a los periodistas esta mañana durante la clausura de la Asamblea de la Federación de Exportadores Agroalimentarios Fepex. Durante su encuentro con los periodistas, Sánchez ha asegurado que declarará "para aclarar" la imputación en su contra.

"Y cuanto antes se aclare todo, mejor", ha destacado Sánchez, quien ha defendido que "hay gente a la que nos interesa que se sepa la verdad cuanto antes". Ha dicho que, precisamente, eso es lo que él va a "hacer": "Ayudar con mi documentación, con mi declaración y con la petición de nuevas diligencias para que todo se aclare cuanto antes", ha señalado, según informa Europa Press.
Con la citación a Sánchez, el magistrado del Tribunal Superior de Justicia (TSJ) de Murcia e instructor del caso Auditorio, Julián Pérez-Templado, inicia así las diligencias en las que se investiga el proyecto, adjudicación, ejecución y recepción de las obras del citado auditorio de Puerto Lumbreras cuando Sánchez era alcalde de dicha localidad murciana.

Según el ahora presidente de Murcia, lo que se investiga en este caso es "una cuestión absolutamente administrativa" sobre el "expediente de una subvención", por lo que demostrará "que toda la subvención, toda, toda, está invertida en esa obra" del auditorio, informa Efe.

- Acuerdo de gobernabilidad con Ciudadanos.

La imputación del presidente de Murcia es una circunstancia que tensa el acuerdo para la gobernabilidad en esta comunidad entre PP y Ciudadanos. Los 22 diputados 'populares' en la Asamblea eran insuficientes para lograr la investidura de Sánchez. Por eso negoció un acuerdo para la gobernabilidad y la regeneración con Ciudadanos, que incluye en su primer punto: "Separar de inmediato de cualquier cargo, público o de partido, a imputados por corrupción política hasta la resolución completa del procedimiento judicial".

Una cláusula que también aparece recogida en el pacto de investidura a nivel nacional entre ambas formaciones. La firma de este pacto hizo que los cuatro diputados de Ciudadanos votaran a favor de Sánchez y permitieran su investidura.

Hasta hace sólo una días, la postura del partido de Albert Rivera era firme: "Vamos a pedir que dimita cuando se produzca su citación como imputado, dijo hace una semana José Manuel Villegas, secretario general de Ciudadanos. "Si Sánchez es imputado, el PP no pondrá en jaque la gobernabilidad de Murcia", argumentó recientemente Albert Rivera. "En el momento en que se produzca su citación, deberá dimitir", corroboró Miguel Sánchez, portavoz del partido en Murcia.

Desde Ciudadanos, además de lo firmado, se amparan en unas declaraciones del propio Pedro Antonio Sánchez. "Si me imputan por delitos por corrupción política dimitiré, porque así lo he firmado", dijo Sánchez horas después de su acuerdo con Ciudadanos.

Sin embargo, este caso Auditorio y la imputación de Sánchez está generando tensión y rifirrafe entre PP y Ciudadanos. El partido de Rajoy y el Gobierno de Murcia esgrimen que se trata de un "error administrativo" y no corrupción política, por lo que consideran que no hay motivos para la dimisión. Ciudadanos insiste en que debe abandonar su cargo.

(Raúl Piña, Agencias, El Mundo)