Más de 7.000 entradas y 350.000 visitantes desde el 9 de octubre de 2011

Pérdidas materiales y económicas por la huelga encubierta de la estiba

La comisaria europea de Transportes, Violeta Bulc, visitará la semana que viene España en un momento de especial tensión en los puertos españoles. El viaje, que comprende dos días (lunes y martes), estaba programado desde antes de que estallara la crisis de la estiba, pero en la Comisión Europea son conscientes de que el acto, por su interés informativo, se convertirá prácticamente en un monográfico sobre el pulso por el nuevo régimen laboral de la estiba.

Después de que la mayoría de las formaciones de la oposición rechazaran ceder su apoyo al real decreto-ley aprobado por el Gobierno, una medida que viene impuesta por una sentencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea, el Ejecutivo se plantea aplazar unas semanas el pleno del Congreso de los Diputados en el que se debe convalidar el texto.

Aparte de los encuentros de cortesía con empresas y su presencia en foros de transporte, como el de control aéreo que arranca en Madrid el próximo martes, Bulc mantendrá dos citas clave: el lunes, con el Ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, y el martes, con los miembros de la comisión de Fomento en el Congreso de los Diputados. Según fuentes del Ejecutivo comunitario, el mensaje de la comisaria a los diputados de la Cámara Baja, que se someterá a las preguntas de los portavoces, estará fundamentado en las dos ideas que ha trasladado al Gobierno: «no hay margen» más allá de los términos que marca la sentencia del Tribunal de Luxemburgo -que veta la creación de los polémicos registros de estibadores en los que se restringe la libre contratación y la libertad de empresa, las denominadas Sagep- y que es importante que la solución se aplique «cuanto antes», puesto que las sanciones se podrían hacer efectivas a corto plazo.
Bruselas, explican estas mismas fuentes, «no rechaza el diálogo social» entre sindicatos y patronal (Anesco), pero es indispensable que la norma que emane del Parlamento respete la esencia de la posición europea. La UE amenaza con interponer una sanción de más de 134.000 euros diarios al Estado español, que se sumarían a los 21,5 millones de multa ya acumulados, si el Ejecutivo sigue sin modificar el marco legal de la estiba.

Mientras tanto, la crisis de la estiba ya ha dejado una profunda huella en los puertos españoles, pese a que los sindicatos han suspendido reiteradamente la convocatoria de las huelgas parciales. Un informe del las autoridades portuarias denuncia que ya se han «producido una serie de perjuicios para el conjunto del sistema portuario», debido a la reducción de los rendimientos habituales de en torno a un 30%.

A esta ralentización de la actividad se suman los intentos de sabotaje. «Se han producido actos vandálicos en la terminal de automóviles del puerto de Barcelona, con daños de diversa consideración en los vehículos que estaban estacionados en los silos para su embarque», destaca el informe, que también se refiere a la conflictividad en Valencia, donde «se destruyeron las cámaras del servicio de video vigilancia y se inutilizaron los tornos de las terminales de contenedores». En concreto, se estima que los puertos han perdido más de 105 millones del 7 al 28 de febrero.

- Puerto de Valencia. 50.000 contenedores menos.

El ritmo de trabajo en la carga y descarga ha descendido un 30% de media desde el primer preaviso de huelga de los estibadores, de acuerdo con los datos aportados ayer por fuentes de la Autoridad Portuaria valenciana.

La «ralentización» de las tareas de estiba, que continuó ayer pese al anuncio de suspensión de dos de las nueve jornadas de huelga convocadas por los sindicatos, ya ha propiciado el desvío de diecisiete barcos que inicialmente tenían prevista su escala en Valencia, según Sageb-Sevasa.

Según los datos de las empresas de estiba y desestiba, en febrero del año pasado se movieron 255.000 contenedores y el mes pasado se contabilizaron 205.000, reducción que achacan a la bajada del ritmo en este servicio.

- Puerto de Barcelona. Seat intensifica su labor logística.

En Barcelona, con la huelga ya borrada del calendario y las alteraciones diarias minimizadas, ayer se empezó a recuperar la normalidad, después de un último mes de negociaciones. Sus 1.055 estibadores -que, a modo de ejemplo, descargaron el pasado enero 177.810 toneladas de material en contenedores o 54.445 coches- trabajaron, según algunas fuentes, a un ritmo más lento que habitualmente. Para el considerado como tercer puerto más importante de España es crucial pasar página a los conflictos laborales. Buen ejemplo de ello es Seat, que ha estado realizando un trabajo extra este mes para minimizar las posibles alteraciones en sus exportaciones habituales -que afectan al 83% de su producción-. Según explica la compañía a ABC, el área de logística ha intensificado su trabajo para, por un lado, tener garantizado el aprovisionamiento de componentes y, por el otro, poder exportar vehículos.

- Puerto de Algeciras. Un líder en peligro.

En la bahía algecireña trabajan algo más de 1.800 estibadores. La empresa líder mundial del tráfico de contenedores, Maersk, tiene en Algeciras uno de sus principales bastiones. Pero la firma danesa, que construye una nueva terminal de mercancías en Tánger a través de su filial APM Terminals, ya ha amenazado con un plan de contingencia mediante el que desviaría buques desde el puerto a otros alternativos de Europa y el Mediterráneo con el fin de minimizar el impacto en sus operaciones. Los directivos de Maersk estiman que desde que comenzó la inestabilidad por el conflicto laboral en Algeciras se han perdido en torno a 13.000 movimientos a la semana.

- Puertos de Canarias. Inquietud por el abastecimiento.

En Canarias la crisis de los estibadores no se mira tanto por empresas aunque sí por sectores. Las patronales exportadoras de plátanos o tomates así como las importadoras de productos para el pan, leche o frutas de cadenas de hipermercados y supermercados minoristas se verán afectadas por las movilizaciones previstas por el grupo de interés de los estibadores de las islas. Quizás el sector con mayor problemas será el de la exportación de flores. Un portavoz de Asocan, la patronal de los exportadores de flores y plantas ornamentales de Canarias, apunta que un dato: «La campaña se nos viene abajo» porque «nosotros realizamos potentes campañas de promoción que se revierten en compras en primavera, antes del aumento de temperaturas en Península». Si en las capitales canarias hay preocupación, en las islas de menor peso poblacional el problema se multiplica por tres. Un parón en Lanzarote afecta al 90% de la mercancía que entra en las islas.

- Puertos de Bilbao. Temor por el conflicto.

Fagor indica que no se han visto afectados. La directora de compras, Eneritz Sáez de Nanclares, afirma que sí que ha percibido ciertos retrasos en el acopio de materiales, pero que no han afectado a la producción de la fábrica. Gestamp, que tiene dos plantas en Vizcaya, ha resaltado que no se han visto perjudicados porque sus productos se fabrican en plantas situadas muy próximas al cliente.

(ABC)