Más de 7.500 entradas y 350.000 visitantes desde el 9 de octubre de 2011

Un agujero negro en las cuentas de Susana Díaz


Las agencias y empresas de la Junta de Andalucía son un peso difícil de soportar para las cuentas de la comunidad a tenor de las conclusiones del último informe de fiscalización de la Cámara de Cuentas regional, que sitúa en casi 350 millones de euros las pérdidas del conglomerado público andaluz y en 4.772 millones de euros la deuda global.

Este mismo informe refleja un agujero de 3.400 millones de euros en gastos pendientes de justificar, gran parte de ellos subvenciones, y otros 718 millones en facturas pendientes sin partida presupuestaria, esto es, facturas en el cajón por gastos realizados sin contar con dinero ni crédito en el presupuesto.

Por lo que se refiere a las entidades públicas empresariales, estos resultados corresponden al ejercicio de 2015 y podrían ser aún peores, ya que sin las transferencias y subvenciones recibidas de la Junta, la conocida como administración paralela hubiese registrado unas pérdidas de 2.861,85 millones de euros.
Porque, según lo que refleja el informe al que ha tenido acceso EL MUNDO, las entidades empresariales recibieron de los presupuestos autonómicos 2.688,97 millones de euros en 2015 (195 millones más que el año anterior). Aunque podrían haber sido más, puesto que la Junta tenía reconocidas a finales de diciembre de ese año obligaciones de pago por 3.236,26 millones de euros, también más que en 2014.

Por su coste, sobresale la agencia pública de la Radio Televisión de Andalucía (RTVA), que cerró 2015 con dos millones de pérdidas a pesar de haber recibido 137 millones en fondos públicos.

El entramado -que escapa en buena medida al control de los órganos de fiscalización- está constituido por dieciocho agencias públicas empresariales, ocho sociedades mercantiles (una de ellas en proceso de liquidación) y una entidad de derecho público, aún pendiente de su constitución efectiva, y de forma indirecta la Junta participa en 19 sociedades mercantiles.

Además, la Administración autonómica tiene participación minoritaria en 112 sociedades mercantiles, diecisiete participadas directamente a través de consejerías y agencias administrativas y el resto participadas indirectamente a través de las entidades públicas mayoritarias. Aunque estas últimas no han sido objeto del examen de la Cámara, que se ha centrado en las 25 directamente controladas por la Junta.

Y aun así, los auditores de la Cámara de Cuentas no tienen del todo claro que ahí acaben los tentáculos empresariales de la Junta. De hecho, advierten en el informe que ni la Consejería de Hacienda y Administración Pública tiene información «completa y actualizada» sobre las agencias y empresas controladas en mayor o menor medida por el gobierno andaluz.

En función de los datos de los que sí hay constancia, la Cámara de Cuentas ha constatado la existencia de 46 entidades públicas empresariales con participación mayoritaria y otras 112 con participación minoritaria. Las 158 resultantes son, con todo, menos que las que había años atrás. En 2012, por poner un ejemplo, la Junta llegó a tener bajo su paraguas 187 agencias y empresas públicas.

Sólo las 25 entidades bajo el control directo del ejecutivo de Díaz cuentan con una plantilla total de 19.401 personas, de las que 164 son altos cargos, con una retribución media anual de 40.820 euros, que contrasta, y mucho, con los 17.263 euros de renta media en la comunidad.

Sólo los altos cargos de estas entidades suponen un coste de 12,57 millones de euros mientras que el gasto global en personal se situó en 2015 en 798 millones de euros, de los que el 22,32% corresponde a cuotas de la Seguridad Social.

- Sólo dos autosuficientes: la estación de esquí y los puertos.

De todas estas agencias y empresas que controla el gobierno de Susana Díaz, sólo dos son autosuficientes y no incurrieron en pérdidas en 2015. Se trata de Cetursa, la empresa que gestiona la estación de esquí de Sierra Nevada, y la Agencia de Puertos de Andalucía. El resto son un agujero negro para los fondos públicos andaluces.

Las pérdidas que registraron en 2015, 350 millones de euros, suponen además un agravamiento considerable de la situación, ya de por sí preocupante, por la que atravesaba la administración paralela de la Junta. El año anterior, las pérdidas fueron sólo de 113,21 millones de euros, lo que supone un incremento del 208,5% en apenas doce meses.

Por lo que se refiere a la deuda, a 31 de diciembre de 2015, ascendía a 4.772,04 millones de euros, de los que 1.259,53 millones de euros son créditos pendientes con entidades financieras. El resto, 3.512,51 millones, corresponde a deuda comercial, con administraciones públicas o con otras empresas del grupo.

Por si fuera poco, más de la mitad de lo que deben las agencias y empresas públicas de la Junta es deuda a corto plazo y entre todas destaca la Agencia de Obra Pública, que acumula un pasivo de 1.336 millones de euros, la Agencia de Vivienda y Rehabilitación de Andalucía, con 785 millones de euros, y la Agencia Idea -en el foco judicial por el caso de los ERE y los avales-, con 682 millones.

(Chema Rodríguez, El Mundo)