Más de 7.500 entradas y 400.000 visitantes desde el 9 de octubre de 2011

Junqueras y Romeva serán los encargados de la compra de urnas para el 1-O

Es uno de los cambios que se aprobarán el próximo martes en la reunión semanal del Govern y el primer cambio que impulsará Puigdemont antes de agosto

El president quiere "concentrar" en un solo conseller las competencias relativas a organización y ejecución del 1-O

Lo ha explicado Puigdemont pese a que por la mañana ha ratificado a Junqueras como encargado de preparar el referéndum

Sobre esta situación, la vicepresidenta Sáenz de Santamaría asegura que "con lo primero que acabará el referéndum" es con el Govern

Las consellerias de vicepresidencia y la de Exteriores que dirigen Oriol Junqueras y Raül Romeva serán las encargadas de la compra de urnas para el referéndum del 1 de octubre.

La decisión se aprobará en la reunión del Govern el próximo martes cuando se procederá al pase de competencias de la conselleria de Governació y cuya titular, Meritxell Borràs, està siendo investigada por el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC).

- Reorganización en el Govern.

El presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, prevé reorganizar y concentrar funciones entre los consellers del Govern antes de que termine este julio para ejecutar el referéndum del 1 de octubre.
En una conversación informal con periodistas en el Parlament, ha aclarado así los dos principales interrogantes que se habían instalado recientemente en la política catalana: el vicepresidente, Oriol Junqueras, sigue siendo el principal encargado del referéndum del 1-O, y no descarta introducir nuevos cambios de consellers, aunque no de forma inminente.

Aunque no tiene previsto nombrar a un conseller del 'referéndum' -sin este nombre explícito para evitar impugnaciones-, sí ha abierto la puerta a concentrar funciones entre los miembros del Ejecutivo catalán en pro del referéndum.

El presidente catalán ha ratificado este mismo miércoles a Junqueras como el encargado de preparar el 1-O, pese a destacar que no es algo nuevo porque fue el mandato que le encargó en el debate sobre su cuestión de confianza, en septiembre de 2016.

Entonces Puigdemont anunció que la "arquitectura" del referéndum recaería sobre Junqueras como presidente de la comisión de impulso del autogobierno, mientras que el conseller Raül Romeva lo organizaría porque es el responsable de participación de los catalanes que viven en el exterior.

El presidente encargó así la operación política a dos miembros de su gabinete que no son de su partido -Junqueras es de ERC y Romeva independiente-, pero también añadió que el encargo es responsabilidad de todo el Ejecutivo.

Cabe recordar que la Conselleria de Gobernación, que encabeza Meritxell Borràs, asume las funciones de 'Elecciones y consultas populares', y que es la única representante del Ejecutivo catalán que tiene una querella de la Fiscalía contra su persona por la licitación de la compra de urnas.

- Santamaría: el referéndum acabará con el Govern.

La vicepresidenta del Ejecutivo, Soraya Sáenz de Santamaría, considera que el referéndum "ilegal y divisivo" que pretenden convocar los independentistas en Cataluña "con lo primero que va a acabar es con el Gobierno de la Generalitat".

Sáenz de Santamaría ha hecho esta consideración en declaraciones en los pasillos del Congreso ante la información que publica hoy el diario El País en la que se asegura que el vicepresidente catalán, Oriol Junqueras, ha rechazado la oferta del presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, de coordinar las tareas para impulsar el referéndum que desea celebrar el 1 de octubre. Con lo primero que va a acabar es con el Gobierno de la Generalitat"

"Cuando uno se embarca en una iniciativa absolutamente ilegal y divisiva, acaba dividiéndose uno mismo. La situación de la Generalitat -ha añadido- es el síntoma de un conjunto de personas que han decidido despeñarse y que quieren arrastrar al resto de la sociedad catalana a esa situación".

Para la vicepresidenta, si los representantes de la Generalitat empiezan a no estar convencidos de ese referéndum, lo mejor que podrían hacer es reflexionar porque eso generaría mucha tranquilidad en Cataluña y permitiría trabajar en otros ámbitos.

A su juicio, hay mucho que construir en España y es el momento idóneo para adoptar buenas decisiones para todos. Por eso ha lamentado que la Generalitat vaya "a la búsqueda de valientes para no asumir su propia responsabilidad".

"Pero uno no puede excusarse toda la vida detrás de los medios de comunicación, de los funcionarios o del resto de partidos sobre los que la presión es brutal", ha agregado.

La vicepresidenta considera que "esto no da más de sí" y el empecinamiento va a hacer mucho daño empezando por el Gobierno de la Generalitat.

"Si el Gobierno de la Generalitat quiere acabar como está acabando, es su problema. Pero la sociedad catalana -ha insistido- merece tranquilidad y sosiego, y si no tienen consenso entre ellos mismos, que dejen de dividirla".

También en los pasillos del Congreso se ha referido a la situación en Cataluña el ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido. Preguntado por si el referéndum se frenará con la Ley de Seguridad Ciudadana, Zoido ha recalcado que la consulta soberanista se para porque "un referéndum unilateral es un referéndum ilegal".

"Confío que sea parado por el tribunal competente, no por la Ley de Seguridad Ciudadana", ha subrayado.

(Agencias, 20 Minutos)