Más de 7.500 entradas y 350.000 visitantes desde el 9 de octubre de 2011

Ramón Tamames: “Barcelona debe ser la sede del Senado y un ministerio o más”

Catedrático de Economía Jean Monet de la Unión Europea

¿Años? Muchos, pero la nostalgia es un error que no cometo. Nací en Madrid: aquí se vive mejor de lo que se cree. La f amilia da alegrías y algún disgusto. No sé si he encontrado a Dios, pero lo intuyo

- Sin despeinarse.

A Tamames hace años que le gusta ir por libre, pero suele colegiar sus consideraciones sobre Catalunya con la clase emérita madrileña, que hace tiempo que calcula cuánto va a costarle apaciguar al Principat. Por eso el empecinamiento del núcleo independentista no encuentra correlato entre las élites capitalinas, que juegan a no inmutarse ante los desplantes catalanes o porque no acaban de creérselos o porque saben que se cuece un pacto y ya se han resignado a ceder algunas plumas antes de que se parta el plumero. La Constitución se repasa estos días para ver hasta qué punto se puede estirar y si ese punto serviría para dar cabida a suficientes catalanes como para dejar a los que se excluyan en asumible minoría.

- ¿Cómo ha llegado a nacionalista español desde el PCE?

- Yo no soy nacionalista. Déjeme decir sin petulancia que soy ciudadano del mundo. Y me hice comunista, porque el PCE y el PSUC eran los únicos que luchaban contra la dictadura, pero siempre creí en la necesidad de emprendedores.

- ¿Se ha librado usted de todo comunismo?

- Me quedan las buenas lecturas. El manifiesto comunista es el mejor panfleto político jamás escrito. Pero ya le dije a Carrillo cuando abandoné el partido en 1981 que el marxismo-leninismo no era una ciencia, por mucho que lo dijera el comité central.
- Español sí que lo es usted.

- Y me fascinan Goya, Cervantes, Hernán Cortés...¿Imagina su encuentro con Moctezuma?

- No sé si a los aztecas les hizo tanta ilusión.

- Fue la fascinante reunión de dos civilizaciones y dos continentes. Lea al mexicano José Luis Martínez y le transmitirá esa fascinación.

- Usted firmó los pactos de la Moncloa: también fueron un encuentro insólito.

- Aún dan ejemplo en el mundo. He estado en mayo en el Senado argentino explicándolos. Y se han estudiado en Brasil, Argentina, Rusia, Chile y nos invitaron a Felipe González y a mí a explicarlos en Vietnam, pero Felipe no quiso.

- ¿Por qué?

- Porque, en el fondo, aquellos acuerdos no le gustaron. Felipe siempre sospechó que eran el fruto de un pacto secreto previo entre Suárez y los comunistas antes de que él los firmara.

- ¿Lo hubo?

- Un diplomático italiano, Pantaleoni, lo explica muy bien: los pactos de la Moncloa no son sino el compromiso histórico: aquella alianza entre la democracia cristiana y el comunismo, que había teorizado Gramsci y pretendido Aldo Moro con Enrico Berlinguer.

- A la CIA no le gustaba ese acercamiento.

- EE.UU. no podía aceptarlo y por eso Aldo Moro es asesinado y Berlinguer, arrinconado. Pero ese compromiso frustrado en Italia se hizo realidad aquí y nuestros pactos crearon la nueva Seguridad Social y se reformó el Banco de España...Y se logró la concertación social que nos permitió progresar tras la dictadura.

- ¿Se ha acabado el pactismo en este país?

- Se ha acabado la transición y el bipartidismo de los partidos constitucionalistas, porque la democracia ya está consolidada. Hemos pasado página en España y vivimos en otro momento con sus propias claves. Eso es todo.

- ¿La Constitución que usted firmó ya no da para más?

- Si no da para más, pues habrá que actualizarla, porque no es un monolito. Si la de EE.UU. aún funciona es porque se le han hecho 27 enmiendas que la han ido poniendo al día y la nuestra sólo lleva dos, así que habrá que aplicar su título X que prevé reformarla cuando hay mayoría.

- Usted ya lleva tiempo dándole vueltas.

- Con Muñoz Machado proponemos, sí, revisar la Constitución para que la mayoría de los catalanes se sientan a gusto con ella.

- ¿Qué sugiere usted?

- Pues reformar el Senado para darle más sentido y llevarlo a Barcelona. Ya harán los catalanes que funcione. Y llevaría allí también al Ministerio de Administraciones Territoriales además de otros organismos importantes.

- Ya lo propuso Maragall sin éxito.

- Pero tenemos ejemplos cercanos que son una realidad muy próspera. Miremos a la Alemania Federal: la policía bávara...

- Del Estado libre asociado de Baviera.

- ...No hace mucho vigilaba las fronteras alemanas y tribunales, banco central, y hoy todo tipo de organismos federales están repartidos por todos los estados donde funcionan muy bien.

- El Estado o lo repartes o te lo parten.

- Yo creo que el desapego catalán hacia el estado español tiene su origen en Carlos I, que absorbió la Corona de Aragón sin respetar su soberanía. En cambio, Hungría protestó en su día y obtuvo un estatus confederado como parte del imperio austro-húngaro.

- ¿Y estamos a tiempo de solucionarlo?

- Creo que ahora se debe reformar la Constitución y reparar ese error para que la mayoría de catalanes se sientan cómodos en ella.

- ¿Por qué cree que un 47, 8% de catalanes han votado opciones independentistas?

- Por una mezcla de pensamiento mágico y ensoñación modernista sin base histórica, porque Cataluña sólo fue independiente con el Conde Borrell II, quien, asediado por los moros, pidió ayuda al imperio carolingio, y, como no la obtuvo, se negó después a reconocerle autoridad.

- De eso hace ya unos añitos, don Ramón.

- Es historia y sin ella no hay presente. Artur Mas y yo estuvimos repasando mi libro sobre Catalunya juntos. Aprendimos los dos.

- Siendo excomunista predica usted hoy contra la municipalización a los podemitas.

- Los asociados por la Excelencia de los Servicios Públicos defendemos en Remunicipalización que remunicipalizar servicios como el agua por puro prejuicio ideológico no va a beneficiar a los ciudadanos. Se lo dije a Ada Colau.

- Ellos dicen que ustedes están comprados por las multinacionales concesionarias.

- El gran alcalde comunista de Bolonia, Renato Sangueri, defendía que el consistorio tiene la soberanía y la titularidad de cada servicio, pero servir a los ciudadanos es adjudicar la gestión a quien mejor la haga. Y a menudo la mejor gestión es la público-privada.

(Lluís Amiguet, La Vanguardia)