Más de 10.000 entradas y 1.000.000 de visitantes desde el 9 de octubre de 2011

Ayelén Beker: "Ser una chica trans ya es político"

Ayelén Beker en Distrito Siete

En el marco del Día del Orgullo LGBT, la cantante ofrecerá un recital vía streaming con la cumbia como lugar de encuentro festivo

“Es algo hermoso volver a tocar, estoy feliz y contenta. Somos una banda de nueve personas y estamos con mucha manija, más todavía pensando en que el 28 es el Día del Orgullo” le dice Ayelén Beker a Rosario/12. Hoy a las 23.30 la cantante subirá al escenario de Distrito Siete para un show a plena cumbia. La previa estará a cargo de DJ Wayra, y todo será transmitido en vivo y directo a través del canal de YouTube del espacio cultural . Si bien el acceso es libre, existe la posibilidad de colaborar económicamente a través de la información que en el mismo canal se ofrece.

“Para la música fue muy duro, y que haya personas que estén pensando en que podamos volver a tocar es importante. Con la banda también comenzamos a ver qué más podemos hacer y de qué manera, porque necesitamos trabajar. A nosotres nos agarró en el medio de grabaciones y con un montón de cosas, que ahora las seguiremos haciendo como podamos, con menos recursos. Así que es importante que quienes nos vean nos den una mano”, agrega Beker, en referencia a la posibilidad económica que ofrece la gorra virtual.

- Vos decís que venías de otra música, ¿no?, pero es en la cumbia donde te encontraste. ¿Qué ofrece la cumbia de manera distintiva?

- Cuando digo que vengo de otro palo es porque cantaba boleros, pero toda mi vida escuché cumbia, desde muy chiquita. Siempre digo que la cumbia es fiesta, es alegría, pero al ser trans, trava, a veces te imponen un montón de cuestiones, porque salís con un prejuicio encima. La cumbia me devolvió muchas cosas, como la seguridad o la gente misma. Y me posicionó en un lugar que jamás me imaginé. Cuando una empieza un proyecto como músique o artista siempre quiere dar lo mejor, y la verdad que con la cumbia me encuentro muy cómoda, la amo y la escribo mucho. Antes cantaba boleros o tangos, pero llevé la cumbia a mi estilo, porque tengo una voz medio rockera. Pero nunca me imaginé que iba a tener una banda y me iba a pasar esto.
- Nombrás al tango, el bolero, todos géneros populares, como la cumbia.

- No sé si se la valoraba antes, pero al estar relacionada con lo villero y lo popular, la cumbia carga con un prejuicio. Hoy les artistas nos juntamos y nos mezclamos, porque la cumbia ocupa un lugar que antes no tenía, tal vez por ese mismo prejuicio, por lo popular. Pero de ahí venimos.

- Y como toda expresión artística es también una expresión política.

- Creo que ser una chica trans, tener un cuerpo de trava, ya es político, ¿no? El cuerpo, lo disidente, ser trava, siempre fuimos vulnerables. Y ser trava en un escenario es romper con un montón de esquemas. Al hacerlo, ni yo me imaginaba que podía ser tan fuerte, cuando de hecho soy una chica súper tímida. Pero me sé defender y estoy aprendiendo a hacerme valer. Estoy orgullosa de lo que soy, porque sé de qué lado la hice, al ser una piba de 17 años, trabajadora sexual, sin ningún rumbo o sueño, o por lo menos no sentirme capaz de tenerlos por el hecho de ser trava. Hoy tengo un micrófono desde donde reclamar por el cupo laboral trans y lo hago hablando desde la vivencia, desde lo que sufrí y viví y lo que me hubiese gustado tener, pensando en las infancias que vienen, en las adolescencias trans, en todo lo que te vulnere. Me siento orgullosa de estar en el escenario y representando a las travestis.

- En ese sentido, tu voz pasó a ser también la de muchas.

- Es una vivencia siempre parecida, porque casi todas las historias son iguales y terminan en lo mismo. Todavía nuestro promedio de vida es de 35 a 40 años, hay un montón de cuestiones que me hacen enojar, de ahí mi “furia trava”, como siempre digo, pero que llevo adelante desde el arte y con la música. Hablo por ser una persona vulnerada, que todavía lo es, porque sufro discriminación, la mirada, y un montón de cosas, pero por lo menos puedo dar un mensaje y a través de la música. Abro una ventana que para muchos tal vez sea un montón.

- Y desde la alegría.

- La cumbia es popularidad, es fiesta, viene de abajo, en forma de festejo y de revolución.

(Leandro Arteaga, Rosario, Página 12)