Más de 10.000 entradas y 1.000.000 de visitantes desde el 9 de octubre de 2011

Multa de 1.350 euros para el agente que desfiguró a Villabriga

Lola Villabriga, la joven que recibió el impacto de una pelota de goma el 18 de diciembre de 2018 en Biarritz, acogió con alivio que el policía que le disparó reconociera ayer en el Tribunal de Baiona su responsabilidad. El juez le impuso una multa de 1.350 euros

El proceso de ayer puede considerarse en sí mismo un éxito habida cuenta de que la mayoría de los casos de violencia policial no llegan a juicio.

Lola Villabriga, la joven estudiante cuyo vida basculó un 18 de diciembre de 2018 al recibir en pleno rostro el disparo de un proyectil tipo LBD en el contexto de una reunión preparatoria de la cumbre del G7 en Biarritz, pudo dar testimonio de lo sufrido ante un tribunal.

«No estoy en la lógica punitiva, pero quiero que la persona que me hizo esto asuma su responsabilidad», manifestó a este diario al conocer las conclusiones del informe realizado por la «policía de policías», la IGPN, el pasado diciembre.
En el informe se identificaba a un agente de la Brigada Criminal (BAC) como responsable de un «acto de violencia involuntaria». Esa imputación le podía acarrear al encausado hasta un año de prisión y 15.000 euros de multa. Sin embargo, el agente optó por acogerse a un procedimiento de acuerdo, por el que tras reconocerse culpable recibió una multa de 1.350 euros.

A cambio, el agente consigue que esa condena no figure como antecedente penal. Al final de la vista, el policía, de 33 años de edad, pidió hablar con la joven, que previamente había tomado la palabra visiblemente emocionada ante el tribunal.

A la salida, Villabriga se declaró aliviada y afirmó que había escuchado dentro de la sala lo que necesitaba. Valoró el gesto de pedir perdón del policía y aseguró «sentirse mejor».

Con todo, a la lectura de la sentencia, las decenas de personas congregadas a la salida del tribunal silbaron y lanzaron consignas de rechazo a una condena «leve». La vista no sirvió para zanjar el capítulo de las indemnizaciones, que deberá solventarse en una audiencia fijada para después del verano. La condena de ayer tiene el valor de permitirle a la joven verse reconocida como víctima, un paso esencial para poder realizar los informes que preceden a la asignación de indemnizaciones.

- Armas a desterrar

Villabriga deseaba que el proceso sirviera para poner el foco sobre el uso de armas como la que deformó su rostro. Así en la audiencia se escucharon testimonios que pusieron sobre la mesa las consecuencias de esa «política de orden público» que en 2018-2019 provocó que 29 personas perdieran un ojo. Varias de ellas acudieron a apoyar a Villabriga, entre ellas el baionarra Antoine Boudinet, mutilado de una mano.

La abogada de la joven, Sophie Bussière, abogó por desterrar el uso de esas armas. El abogado del policía, Guillaume Sapata, evitó el debate de fondo y se centró en defender que el de Lola Villabriga fue un «accidente debido a una imprudencia».

(M. U., Gara)