Más de 10.000 entradas y 1.000.000 de visitantes desde el 9 de octubre de 2011

Oriol Junqueras: “Bienvenido sea JxCat a nuestras tesis; no se puede dejar de gobernar”

El líder de ERC reafirma la hoja de ruta de su partido en plena competencia electoral en el espacio independentista y marca distancias con los socialistas. En Catalunya y en Madrid

¿Sumas alternativas?.- “De lo que estoy seguro es que estas mayorías no pasarán nunca, nunca, por el PSC”

ERC tiene la maquinaria electoral en marcha esperando la señal de Quim Torra mientras JxCat diseña su nueva oferta política. Oriol Junqueras reafirma la hoja de ruta de su partido en plena competencia electoral en el espacio independentista y marca distancias con los socialistas. En Catalunya y en Madrid.

- ¿Carles Puigdemont es una amenaza para ERC?

- No. La amenaza de los demócratas catalanes y, también españoles, es el estado demofóbico e intransigente. Carles Puigdemont es un aliado para conseguir el objetivo que tenemos en común, la independencia de Catalunya frente este Estado.

- El enemigo político, pues.

- ¿Cómo puede ser un enemigo si sufre como yo la persecución del Estado por defender la democracia y la independencia? Nuestro adversario es común.
- ¿El anuncio de su partido cambia la hoja de ruta de ERC?

- ERC siempre ha marcado su estrategia independientemente de lo que haga el resto, porque considera que es la mejor para el país, su gente y por los objetivos políticos que se propone. Somos una herramienta al servicio del país. A menudo, de hecho, hemos marcado el camino.

- ¿La disgregación del espacio posconvergente ayuda a ERC o perjudica al independentismo?

- El independentismo es plural y diverso y, precisamente, esa es una de las principales fortalezas que tenemos. Necesitamos que cada uno de los espacios esté lo más fuerte posible, también el centro derecha.

- Puigdemont quiere combinar confrontación y gestión. ¿Le suena familiar?

- Se lo tendría que preguntar a él, pero en todo caso, bienvenidos. Siempre es una satisfacción cuando el resto de partidos acaban asumiendo nuestras tesis. Nuestro principal objetivo es la independencia pero no podemos dejar de dar respuestas a las necesidades diarias. Eso también es trabajar por la república que queremos.

- Así, ¿cuál será el hecho diferencial de ERC?

- No buscamos ningún diferencial. Siempre hemos dicho que seremos el socio más leal del pueblo de Catalunya. Somos demócratas, republicanos, independentistas y de izquierdas. Nadie no lo duda.

- La obsesión de su partido era demostrar valía en la gestión. ¿Qué nota pone al Govern durante la pandemia? ¿Y a ERC?

- No se trata de notas sino de hacer el trabajo y ayudar a los ciudadanos en una situación durísima. Tengo claro que todo el Govern se ha dejado la piel, del primero al último. Dejarse la piel, ganar experiencia y preparase para hacerlo mejor. Es lo que había que hacer y lo hemos hecho.

- ¿Hay que hacer autocrítica por el caos de las residencias?

- Seguro que siempre se puede hacer mejor, especialmente porque hoy tenemos mucha más información. En todo caso, creo que se ha hecho muy buen trabajo en circunstancias durísimas. Ahora tenemos un plan de contingencia de residencias por si hay un rebrote que todo el mundo ha alabado. Eso es buena señal.

- ¿Ha habido indecisión con los brotes de Lleida?

- En momentos difíciles es cuando se ve la talla de las personas y en este caso, han estado a la altura una vez más. Gobernar implica tomar decisiones complejas y a veces poco comprensibles. Pero me consta que desde Salut, con Alba Vergés, siempre se han tomado decisiones para ayudar a los ciudadanos.

- ¿No influye el ambiente preelectoral?

- No nos mueve ningún otro motivo que el de ayudar a los ciudadanos.

- La Generalitat ha recuperado las competencias y se ven contradicciones en las decisiones.

- No tengo esta sensación. Todo el mundo entiende que son unos momentos muy complicados que requieren la ayuda y comprensión de todos. Esta es una crisis mundial terrible, y lo digo como historiador.

- ¿La dureza de la crisis hace perder fuerza al independentismo?

- En absoluto. Los ciudadanos pueden ver cómo la gestión se haría mejor desde ámbitos más próximos y menos centralizados. Si encontramos soluciones a pesar de tener un Estado, en muchos casos, en contra, imagínese qué seríamos capaces de hacer con todas las herramientas. Se ha evidenciado que la independencia no es solo una opción, es una necesidad para que Catalunya pueda salir adelante.

- ¿Hacen falta elecciones enCatalunya?

- Fue el president Torra quien lo decidió y anunció, no ERC. Evidentemente desde entonces todo es más difícil. Solo pedimos trabajar juntos los escenarios que tienen que venir. Dejar los tempos en manos del Supremo sería una irresponsabilidad.

- ¿No pactar la fecha es una deslealtad entre socios?

- Es que no se trata solo de una fecha. Pueden pasar cosas lo suficientemente relevantes como la posible inhabilitación del president como para que los dos socios analicen la situación y los posibles escenarios.

- Pero eso no está pasando.

- Estamos convencidos que el president y JxCat pactará con ERC los escenarios y el calendario electoral. No podría ser de otro forma. Lo más preocupante sería dejar que el Estado y sus cloacas e intereses nos impongan la fecha.

- ¿Cómo puede vivir un Govern que el presidente da por muerto y en competencia electoral?

- Nosotros no competimos para ganar las elecciones, competimos con quienes van en contra de la democracia para ganar la libertad del país.

- ¿Ve tacticismo en JxCat con el calendario?

- Pregúnteselo a ellos. En todo caso, insisto, el calendario no lo tendría que imponer a un juez.

- ¿La unidad de acción independentista es imposible?

- No solo es posible sino imprescindible y lo será, no tengo ninguna duda. Aquellos que pensamos que la independencia es la vía, nos tendremos que entender.

- ¿Se entenderán o hay alternativas como los comunes?

- Siempre he defendido que hay que seguir sumando todo lo que se pueda, pero el objetivo no es cambiar unas mayorías por otras, sino ampliarlas. De lo que estoy seguro es que esas mayorías no pasarán nunca, pero nunca, por el PSC.

- ¿En Catalunya, nunca?

- Nunca.

- Y Jordi Sànchez dice que hipotecan el voto con el PSOE a cambio de nada, que tienen obsesión para escenificar negociaciones.

- Ya sabéis que no acostumbro a hacer declaraciones de otras declaraciones. En todo caso, nosotros nunca hacemos escenificaciones de nada, hacemos que las cosas pasen.

- ¿El enfrentamiento entre JxCat y ERC por la mesa de diálogo es el ejemplo de la división?

- Hay sectores que a menudo han confundido al adversario. Para nosotros un independentista nunca lo puede ser. Se pueden tener discrepancias estratégicas, incluso, es bueno, pero también es imprescindible que pactemos una ruta común que nos permita seguir avanzando.

- ¿Tiene sentido la reunión antes de las elecciones? El Gobierno no ve posibilidad de avances.

- El conflicto político sigue existiendo y la represión no se detiene. La mesa se tiene que reunir y aislarse de los contextos electorales y de los problemas internos que se puedan tener. El país y los objetivos comunes están por encima. En todo caso, el gobierno español tiene un problema, se acaba de comprometer con la ONU con la mesa de negociación y si no cumple tendrá que responder también ante ellos.

- Piden una propuesta a Sánchez: ofrece cogobernanza .

- ¿Y mañana qué dirá? Ya hace tiempo que lo conocemos y sabemos que tenemos que forzarlo para que las cosas pasen. Utilizaremos la fuerza electoral que nos dieron los catalanes para conseguirlo.

- ERC ya no es clave en Madrid.

- El Gobierno español tiene que decidir si quiere hacer políticas progresistas y trabajar para resolver el conflicto político entre Catalunya y el Estado o si el objetivo es centralizar, continuar con la represión y pactar políticas de derechas. La pregunta es para el PSOE.

- La respuesta: pactos con Cs.

- Todo a la vez no es posible. Lo saben perfectamente. Estamos en las antípodas del proyecto de Ciudadanos. Tendrá que escoger: izquierda y democracia o derecha y represión.

- Podemos quiere a ERC y Bildu, pero no romperá el gobierno.

- Pablo Iglesias se tiene que responder una pregunta con franqueza: ¿con Rivera, no y cono Arrimadas, sí? Gobernar a menudo implica contradicciones, pero algunas son muy difíciles de explicar.

- Han detenido los cambios en el Código Penal, no han derogado la ley mordaza, no permiten el uso del superávit local, ni más déficit autonómico. Tienen deberes...

- Amnistía y autodeterminación. Que no cambiaremos el Estado lo sabíamos y lo sabemos. Y que los avances solo vendrán de su necesidad y no de su voluntad, también.

- La Fiscalía pide al TS que detenga sus salidas. ¿Qué pasará con el tercer grado?

- Ya nada nos sorprende, porque no es justicia, sino venganza. Los supera que podamos ejercer los mismos derechos que cualquier otro preso, porque no nos consideran iguales. Están empeñados al demostrar a diario que somos presos políticos.

- ¿Haría campaña?

- Quiero ser tan útil como sea posible en mi país.

- ¿Tiene ganas de mítin?

- Muchas, lo echo de menos. ¡Recorrer el país, hablar y escuchar a la gente!

(Isabel Garcia Pagan, La Vanguardia)