Más de 7.500 entradas y 350.000 visitantes desde el 9 de octubre de 2011

Cientos de personas llenan la presentación de Ganemos Madrid

Lleno absoluto. Cientos de personas han acudido este martes a la presentación de Ganemos Madrid, en la que varios portavoces han intervenido para explicar el espíritu de la iniciativa. “La ciudadanía de Madrid ha respondido con unas movilizaciones increíbles”, ha recordado Montserrat Galcerán, catedrática en la Universidad Complutense de Madrid, enumerando movimientos como el 15-M, las mareas o la lucha contra los desahucios. “Sin embargo las instituciones no nos han hecho el más mínimo caso, y eso ha provocado eso que hemos llamado el asalto a las instituciones”, ha continuado.

La sala donde han intervenido los portavoces, en el Círculo de Bellas Artes, ya estaba llena quince minutos antes de comenzar y todavía quedaba una larga cola esperando a entrar en el acto, por lo que la organización ha tenido que habilitar un segundo espacio para que los que se quedaban fuera pudieran seguir el acto en una pantalla grande. El seguimiento de la convocatoria también se ha hecho a través de Internet. En redes sociales, el acto ha sido uno de los temas más comentados.

Ganemos Madrid se postula como un instrumento para aglutinar fuerzas sociales, para “devolver el protagonismo ciudadano que nunca debió perder”, en palabras de Galcerán. “Nuestro objetivo no es sentarnos en el Ayuntamiento sino que nos acompañe un movimiento fuerte en la calle”, ha advertido, ya que el objetivo “no es sólo ganar unas elecciones, sino ganar ese espacio en el que mandemos obedeciendo”. Tras Galcerán han intervenido portavoces que han hablado de feminismo, educación, recortes, y han desgranado, en definitiva, cada uno de los diagnósticos que hace Ganemos Madrid de una ciudad que consideran que hay que recuperar para la ciudadanía.
- 30.000 firmas para empezar.

Igual que hizo su organización hermana Guanyem Barcelona, Ganemos Madrid se ha propuesto recoger 30.000 firmas para constatar que el proyecto de candidatura ciudadana tiene sentido. Si no reciben los apoyos esperados, han explicado, no seguirán adelante. Mientras los portavoces detallaban las aristas del proyecto, a la sala principal llegaban, de vez en cuando aplausos de la otra sala, que seguía las intervenciones por una retransmisión con varios segundos de retraso.

Otro de los participantes que ha intervenido, Ramón Espinar, ha dedicado sus primeras palabras a sus “amigos exiliados porque aquí no les han dejado hueco”, porque el Ayuntamiento “está puesto al servicio de los poderes financieros”. “Madrid debe ser de los madrileños, tengan el color que tengan, hablen con el acento que hablen y tengan los papeles que tengan”, ha incidido, en lugar de un “cártel de grandes empresas”. “No puede ser que en una ciudad que genera la riqueza de Madrid haya pobreza o desahucios”, ha sostenido.

- Participación y transparencia.

Los portavoces de Ganemos han adelantado que no se permitirá una casta profesional se perpetúe en cargos, que crearán juntas de buen gobierno, que abrirán el consistorio a la ciudadanía e instituirán mecanismos de control fuertes y transparentes para evitar la corrupción. También han animado a participar en la “ola municipalista” que ya se extiende con grupos motores que trabajan en diferentes barrios y localidades de la Comunidad de Madrid.

La candidatura quiere ser, desde su nacimiento, totalmente participativa. Pese a que diferentes comisiones llevan meses trabajando de forma asamblearia para preparar la infraestructura del proyecto, ahora comienza la parte más abierta: en diciembre se presentará un borrador del programa electoral, que se discutirá en un proceso que pretende ser masivo. También se determinará el papel de los partidos políticos dentro de la candidatura.

Sin embargo, muchos participantes en Ganemos Madrid tienen claro que el apoyo de Podemos, que en estos momentos está definiendo su estrategia electoral de cara a las próximas elecciones locales, será crucial para el futuro del proyecto municipalista madrileño que, a diferencia de Guanyem Barcelona con Ada Colau, no cuenta con caras conocidas ni con repercusión mediática.

(Eduardo Muriel, La Marea)