Más de 7.500 entradas y 350.000 visitantes desde el 9 de octubre de 2011

Condenado a dos años y medio de cárcel el exdirectivo de SGAE que utilizó la tarjeta corporativa en prostíbulos

Gastó 40.000 euros

El juez ha impuesto un año de prisión a otro alto cargo de la SGAE, el exdirector financiero

Ricardo Azcoaga, que incumplió su deber de denunciar las prácticas de su compañero

La Audiencia Nacional condenó ayer a dos años y medio de prisión a Pedro Farré, exdirectivo de la Sociedad General de Autores y Editores (SGAE) por el delito continuado de apropiación indebida y el de falsedad documental, al haber gastado 40.000 euros de la tarjeta Visa Oro de la empresa en locales de alterne.
Farré, la mano derecha del expresidente Teddy Bautista, era el responsable de relaciones corporativas de la SGAE entre los años 2004 y 2009. Según la sentencia del Juzgado Central de lo Penal, dictada por el juez José María Vázquez Honrubia, el exdirectivo fue más allá de lo permitido en el uso de la Visa Oro y causó «perjuicio» a la sociedad, al utilizarla para sus visitas a dos prostíbulos: el Hotel Factory y la sala de fiestas Private.

La defensa del condenando argumentó que los gastos realizados por Farré cumplían labores de «agasajo corporativo», dadas sus funciones. La sentencia afirma, en cambio, que «el uso de la tarjeta venía delimitado por la función que desempeñaba, básicamente de relaciones públicas de la SGAE», lo que no incluía «gastos personales», para lo que la utilizó el exdirectivo.

Los abogados de Farré también explicaron que los límites del uso de la tarjeta no estaban claros, lo que quedó descreditado cuando Ricardo Azcoaga –también condenado por estos hechos y el exdirector financiero de la entidad- aportó un documento escrito titulado «Normas sobre uso de tarjeta VISA de SGAE».

Además, el mismo Farré era consciente de la irregularidad de estos gastos, ya que emitía facturas falsas para camuflar la actividad. Una declaración del dueño de la sala de fiestas Private deja en evidencia lo que sucedía. «Farré frecuentaba su local, tomaba e invitaba a copas a todas las chicas. Siempre cogía un camerino. Entraba a las cinco de la tarde y salía a las seis de la mañana del día siguiente, consumiendo copas, champán y cambiando de chicas con frecuencia». El juez califica de «esperpento» la explicación del acusado de que a veces realizaba «seminarios» en estos locales.

Por su parte, Ricardo Azcaoga, el exdirector financiero de la entidad, fue condenado a un año de prisión por encubrir los delitos de Farré. Según la Audiencia Nacional, Azcaoga «estaba total y completamente alertado de las anomalías que estaba produciendo Farré con el uso de su tarjeta y es evidente que no se tomó ni adaptó decisión alguna a reparar éstas».

(Luis Pedro Arechederra, ABC)