Más de 8.000 entradas y 400.000 visitantes desde el 9 de octubre de 2011

El FBI investiga a «hackers» chinos por entrar en el Servicio de Correo de Estados Unidos

El FBI está investigando a varios «hackers» (piratas informáticos) de nacionalidad china por presuntamente entrar en la red de computadoras del Servicio Postal de Estados Unidos, poniendo en peligro los datos de 800.000 empleados, según publica hoy The Washington Post.

Las pesquisas han salido a la luz justo cuando el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, está de visita en Pekín para reunirse con su homólogo chino, Xi Jinping, y participar en la cumbre del Foro de Cooperación Económica Asia-Pacífico (APEC).

Fuentes cercanas a la investigación, citadas por el periódico, responsabilizan a China de las intromisiones cibernéticas en el Servicio Postal del país, que el Buró Federal de Investigaciones (FBI) descubrió a mediados del pasado septiembre.
Sin embargo, el Gobierno chino ha negado siempre las acusaciones de ciberespionaje, uno de los temas que está empañando las relaciones entre ambas superpotencias.

La intrusión fue llevada a cabo por “un actor sofisticado que no parece interesado en el robo de identidad ni en el fraude de tarjetas de crédito”, según el portavoz del Servicio Postal, David Partenheimer.

“Resulta desafortunado que, en estos días, cada organización conectada a internet se convierta en un objetivo de los hackers. El servicio postal de Estados Unidos no es diferente”, lamentó el jefe de correos, Patrick Donahoe.

No obstante, el Servicio Postal cree que los piratas informáticos no han accedido a los datos más importantes, que incluyen nombres, fechas de nacimientos, números de seguridad social o información personal de los empleados.

La información sobre tarjetas de crédito de los clientes o los datos sobre las compras que han podido realizar en la web del Servicio de Correos están a salvo, aseguró ese servicio público.

En todo caso, se están tomando medidas para ayudar a los empleados a proteger toda la información que pudiera estar en peligro.

La reparación del sistema para impedir nuevos ataques de los “hackers” se produjo este fin de semana, y produjo interrupciones involuntarias del sistema.

El portavoz del FBI, Joshua Campbell, pidió a los ciudadanos y a los empleados de correos que hagan llegar al Centro de Quejas de Delitos en Internet de la agencia federal cualquier sospecha o datos que tengan sobre los presuntos responsables.

(La Razón)