Más de 7.500 entradas y 350.000 visitantes desde el 9 de octubre de 2011

El PP desoye a los ecologistas y saca adelante su nueva Ley de Parques Nacionales

“Se lo hemos puesto muy fácil [al PP] para que tuviesen una salida digna, pero ni con esas”. Así resumía una de las personas que asistió a la reunión entre el Partido Popular y los grupos ecologistas para hablar de la reforma de la Ley de Parques Nacionales que finalmente aprobó este miércoles el Senado.

Hasta el último momento, representantes de organizaciones como Ecologistas en Acción, SEO/BirdLife y WWF-España intentaron que se retirase la enmienda 278, que abre la posibilidad de otros usos en los Parques Nacionales, entre ellos cazar, prospecciones petrolíferas y mineras, y urbanizar. El texto de la enmienda es el siguiente: “Las administraciones públicas promoverán la celebración de acuerdos voluntarios en los casos en que la adecuación afecte a derechos de terceros. En estos casos, los plazos anteriores se entenderán prorrogados hasta la celebración de dichos acuerdos o la aplicación de cualquier otro procedimiento para el rescate los correspondientes derechos”.

Finalmente, el Senado aprobó la enmienda 278 y toda la Ley únicamente con los votos a favor del PP y con toda la oposición en contra. Con el resultado de hoy se cambiará la ley del año 2007, que se aprobó por consenso, por una ley que sólo se aprueba con los votos conservadores.
“Se ha aprobado tal y como lo presentó el PP, al final no han querido incorporar ninguna de nuestras propuestas. Lo grave es que con esta enmienda se prorroga las actividades prohibidas por la ley hasta finales de 2020″, explica Theo Oberhuber, de Ecologistas en Acción. Además, ha añadido que los grupos ecologistas temen que “en 3 ó 4 años se presente una modificación y se amplíe más el plazo”.

“Los políticos del PP están secuestrados por la voluntad de cuatro terratenientes que tienen fincas en el Parque Nacional de Cabañeros como Alejandro Aznar, Mónica Oriol, Alberto Cortina y Alberto Alcocer, el problema es que no se atreven a hablar abiertamente de caza”, denuncia Oberhuber.

(Toni Martínez, La Marea)