Más de 7.500 entradas y 350.000 visitantes desde el 9 de octubre de 2011

ERC se ofrece a Mas para 'hacer posible' la independencia

El 9-N ha trastocado la escena política catalana. Pese a que sólo votaron 2,3 millones de personas -y de ellas, 1,8 se decantaron por la opción independentista- cuando estaban llamadas a las urnas 6,3 millones, Artur Mas ha salido reforzado en su lucha con Oriol Junqueras por la hegemonía en el ámbito nacionalista.

Hasta tal punto que el líder de ERC, todavía por delante en las encuestas, huye ahora del cuerpo a cuerpo y se abre a tomar en consideración una propuesta que antes del 9-N consideraba poco más que un salvavidas para Mas: la creación de una lista conjunta.

Ha habido numerosas señales en ese sentido en la sesión de control de esta mañana en el Parlament. La primera: Junqueras ha renunciado a participar en nombre de su partido en la sesión, y ha cedido el turno a su 'número dos', Marta Rovira, mucho más inconsistente políticamente que su líder, pero más complaciente con Mas.
La segunda: Rovira ha hecho una defensa romántica del proceso participativo del 9-N -que su partido contempló en principio como un ultraje y una traición de Mas, que renunció a la consulta original- y, en su única frase políticamente interesante, se ha ofrecido sin ambages a Mas: "President, no podemos fallar. Si el compromiso es el de la independencia, encontraremos la manera de hacerlo posible".

El president le ha contestado subrayando la importancia de "la unidad", pero no ha querido cerrarse puertas. Ha dejado abierta, por ejemplo, la de acabar la legislatura, cuando le ha recordado a Miquel Iceta, líder del PSC, que antes de final de año presentará los Presupuestos de 2015. "La intención del Govern es gobernar día a día y gobernar el gran proceso político. Nos tenemos que poner todos de acuerdo para acabar este proceso de una forma correcta", ha dicho Mas.

En cuanto a la líder del PP, Alicia Sánchez-Camacho, ha hecho una exposición de los números del 9-N: "De los 6,3 millones convocados han participado el 35%. De esos, el 28% ha votado a favor de la independencia. 1,8 millones de personas. Siete de cada diez catalanes se ha quedado en casa y no ha participado de ese simulacro en el que ustedes contaban los votos, dirigían las campañas,...

Después de eso usted le pide al Gobierno que dialogue sobre un referéndum que sólo representa a esos dos millones que votaron. Acuérdese de los cuatro millones que no han participado en esa farsa".

Pero Mas no ha parecido dispuesto a abandonar su recién estrenada vitola de cadáver político resucitado. "Debe de estar muy nerviosa, y es muy normal. Usted dijo que el 9 de noviembre no se abrirían el colegio. Dijo que no habría urnas ni papeletas", ha dicho. Y también ha recordado su carta a Mariano Rajoy, en la que le pide un referéndum vinculante: "La invito a una cosa: ¿por qué no dejamos hablar a todos de manera acordada?".

(Daniel G. Sastre, El Mundo)