Más de 7.500 entradas y 350.000 visitantes desde el 9 de octubre de 2011

Prisiones separa a los miembros de la trama Púnica y traslada a Granados de Soto del Real a Estremera

David Marjaliza ha sido conducido a la prisión de Aranjuez

El Ministerio del Interior no los quiere a todos juntos. Se trata, como apunta el juez Eloy Velasco en su auto, de una trama de corrupción organizada. Y por este motivo, según explicaron fuentes penitenciarias a EL MUNDO, han decidido aplicar un criterio de dispersión de los integrantes de esta trama, similar al que se aplica a las redes de crimen organizado.

Así, los acusado de la trama Púnica están siendo distribuidos en las últimas horas por las diferentes prisiones madrileñas. Hasta ahora, la prisión de Soto del Real se había convertido en el centro neurálgico donde iban ingresados todos los sospechosos. Ahora, durante este sábado se ha producido la distribución.
Así, Francisco Granados, el que fuera consejero de la Comunidad de Madrid y secretario general del PP regional ha sido trasladado este sábado de la cárcel madrileña de Soto del Real a la prisión de Estremera.

Por su parte, el empresario David Marjaliza ha sido conducido al centro penitenciario de Aranjuez y el presidente de la Diputación de León, Marcos Martínez, al de Navalcarnero.

Todas los centros en los que se han producido los traslados son cárceles de la Comunidad de Madrid, ya que los internos tienen que estar a disposición del juez de la manera más practica y accesible, informa Efe.

Las fuentes no han descartado que se puedan producir nuevos traslados de algunos de los cinco acusados en la trama Púnica en régimen de prisión incondicional que dictó esta semana el juez Velasco, ni de los otros dos detenidos que permanecen en prisión eludible con fianza.

Granados y Marjaliza ingresaron el viernes a las seis de la tarde en la prisión de Soto del Real, tras ordenarlo así el magistrado de la Audiencia Nacional Eloy Velasco, que sostiene que ambos eran cabecillas de la trama de corrupción destapada en la operación Púnica.

El juez atribuye a Granados los delitos contra la Hacienda Pública, blanqueo de capitales, integración en organización criminal, tráfico de influencias, cohecho, malversación de fondos, prevaricación y fraude. A Marjaliza le imputa todos estos delitos y también los de utilización de información confidencial y falsificación documental.

En prisión incondicional se encuentran Martínez (PP); el alcalde de Valdemoro, José Carlos Boza (PP), uno de los supuestos cabecillas de la red y "conseguidor" de contratos públicos, Alejandro de Pedro; la mano derecha de Marjaliza, Ana María Ramírez, y un directivo de la empresa Cofely, Pedro García.

También están en Soto del Real el empresario José Luis Huerta y el jefe de gabinete de la alcaldía de Parla Antonio Borrego, pero eludible con una fianza de 300.000 y 60.000 euros, respectivamente.

(Fernando Lázaro, EFE, El Mundo)