Más de 8.000 entradas y 400.000 visitantes desde el 9 de octubre de 2011

Puigdemont equipara la campaña anti Brexit con la situación de Cataluña

Carles Puigdemont, el separatista que preside Cataluña, cursó la semana pasada una visita de tres días a Londres en la que no logró entrevistarse con ningún representante de los partidos conservador y laborista. En medio de su fracaso, concedió una entrevista a «The Daily Telegraph», diario conservador embarcado en una encendida campaña a favor del Brexit que le ha valido una denuncia por tergiversación de los datos ante Ipso, el organismo de autorregulación de la prensa británica. Puigdemont compara la campaña de los partidarios de seguir en la UE, que capitanea Cameron, con los argumentos que emplea el Gobierno español frente al separatismo catalán. A su juicio, Remain (los pro UE) está haciendo «una campaña del miedo», que emplea argumentos «casi infantiles».

Puigdemont establece una comparación con lo que llama «Madrid», que dice que amenaza con «plagas bíblicas» si Cataluña rompe con España. El presidente catalán explica que su Gobierno no ha tomado postura en el debate del referéndum británico, pero su tono es pro Brexit. Por ejemplo, comenta que si el Reino Unido deja la UE «no pasará nada, las luces de la calle funcionarán, la gente irá a trabajar». Esa superficial aproximación al problema por parte de Puigdemont contrasta con las advertencias de daños económicos por parte del Banco de Inglaterra, Obama, el FMI, la OCDE, la banca y la patronal británica.

El dirigente separatista también infravalora la posibilidad cierta de que Cataluña saliese de la UE si rompiese con España. Los tratados lo establecen así, pero Puigdemont argumenta que no dejarán fuera una economía tan importante como la catalana «que supone el 2% del PIB europeo». Cree que al final la UE cambiará de idea y los aceptará, «porque tiene una capacidad de adaptación impresionante».
Sorprende el tono favorable a las tesis del líder separatista por parte del «Telegraph», un periódico que se volcó en su día al máximo para evitar una ruptura similar cuando Escocia planteó su pulso. La entrevista con Puigdemont apareció hace dos días y ha pasado totalmente desapercibida hasta ahora.

(Luis Ventoso, ABC)