Más de 7.000 entradas y 350.000 visitantes desde el 9 de octubre de 2011

Bolt se acerca al Olimpo: "Dos medallas más y seré inmortal"

Vive Usain Bolt obsesionado con dos cosas: la gloria absoluta y los 'nuggets' de pollo. Y no es tontería, no hay una cosa sin la otra. Cada vez que científicos, eruditos y estudiosos varios llegan a Kingstom o Trelawny (Jamaica una y otra) para conocer la fórmula secreta de Bolt, aquella que le ha esculpido como el hombre más veloz que nunca hubo, la razón que dan el propio Bolt y su entrenador, Glen Mills, son las piezas de pollo. Cuenta la leyenda que un día, durante los Juegos Olímpicos de Pekín 2008, Usain se zampó 100. Como leyenda queda bien, así que nadie investigó nunca si era realidad o bulo.

Alejado últimamente de sus grasientos hábitos alimenticios -ya va teniendo unos años y hay que cuidarse-, al velocista jamaicano la queda menos de una semana para su destino: perdurar. "Dos medallas más y seré inmortal", aseguró ayer tras completar su tercer oro olímpico en 100 metros.

Bolt no es de los que necesiten terapia de autoconfianza: "Ya dije que iba a ganar y así ha sido. La carrera fue brillante, aunque no muy rápida". Es cierto, fue la final olímpica de 100 más lenta de cuantas ganó el jamaicano.
En busca del triple-triple (tres oros en Pekín, Londres y Río) quedan dos retos, los 200 metros y el relevo 4x100. En la prueba por equipos aún hay mínimas dudas pero en el doble hectómetro Usain no admite debate: "No se molesten, esa es mi carrera".

(R. R. V., 20 Minutos)