Más de 7.000 entradas y 350.000 visitantes desde el 9 de octubre de 2011

Santamaría da por hecho el pacto con C’s y redobla la presión al PSOE

Con el acuerdo entre PP y Ciudadanos en el último tira y afloja y el sí de Coalición Canaria a la espera, Mariano Rajoy da por hecho que se presentará la próxima semana ante el Congreso con 170 votos favorables a su investidura. Frente a este escenario, el PP trata de quemar los últimos cartuchos y conseguir en apenas cuatro días lo que no logró ni en diciembre ni tras las elecciones del 26-J: que el PSOE varíe su posición y permita la formación de gobierno. Para ello, los populares han decidido redoblar la presión por una parte sobre Pedro Sánchez y por otra sobre el Partido Socialista en general, advirtiendo de que su postura y la negativa de Sánchez a hablar sobre la forma de desbloquear la situación “daña el sistema” institucional español.

Mientras los negociadores de PP y Ciudadanos seguían trabajando en el Congreso, la Vicepresidenta en funciones, Soraya Sáenz de Santamaría, fijó la línea de ataque de los próximos días. Su argumento no es otro que ir a unas terceras elecciones sería el reconocimiento de un fracaso de los partidos por su incapacidad de llegar a acuerdos.

Ahora, pues, el PP se gira hacia el PSOE e intenta generar una corriente de opinión que se rebele contra esa repetición de unas nuevas elecciones. Para hacerlo, el PP pretende que cale en la ciudadanía, no sólo los problemas que conllevarían unas terceras elecciones –como el tránsito de más de un año de gobierno en funciones–, si no que también se señale a un único responsable: el PSOE. “Si alguien las quiere debería explicar en su discurso de investidura por qué”, emplazó la vicepresidenta, en un mensaje claramente dirigido a la formación socialista.
Todos a una, ayer el mensaje que se trasladó desde el Partido Popular, es que los socialistas primero explotaron el argumento de que Mariano Rajoy no había conseguido ni un diputado más desde las elecciones. Ahora, con los 32 de Ciudadanos y el voto de Coalición Canaria, los populares se van a presentar a la investidura con 170 apoyos, a seis de la mayoría absoluta, y se ha producido ese cambio que algunos socialistas le exigían para sentarse a negociar.

Santamaría, el portavoz del grupo popular en el Congreso, Rafael Hernando, y el vicesecretario de organización del PP, Fernando Martínez Maillo, recordaron ayer al PSOE que Rajoy se presentará ante la Cámara con 170 votos. Y repitieron la frase del presidente de la Junta de Extremadura, Guillermo Fernández Vara, que tras las elecciones de junio subrayó que con 170 escaños “a ver quién es el guapo que le dice que no”, en referencia a que el PSOE no podría oponerse a la investidura del candidato del PP.

Un aperitivo para lo que vendrá ahora. Mariano Rajoy esperará a que se firme formalmente el acuerdo con Ciudadanos y a tener el sí de Coalición Canaria, para llamar a Pedro Sánchez y plantearle, en persona o por teléfono, la situación y la conveniencia de que los socialistas hagan una reflexión que permita desbloquear la situación política. El equipo de Rajoy se puso en contacto con el de Sánchez antes de fijar la fecha de la investidura, para comentarle la dificultad de los plazos, pero desde la Moncloa se sostiene que el socialista se negó a hablar con él antes de que el propio Rajoy diera esa fecha. Una vez fijado el 30 de agosto para el inicio del debate, el presidente en funciones lo intentó de nuevo, pero la respuesta de Sánchez fue que hasta que no tuviera un acuerdo con C’s el PSOE no tenía nada que decir.

La semana que viene, seguramente el lunes, una vez que el acuerdo de investidura con C’s esté rubricado, Rajoy intentará ponerse en contacto con el secretario general del PSOE, y no cejará en ese intento. Según fuentes gubernamentales, lo hará antes de la investidura, lo hará después de su discurso y antes de la votación el miércoles 31, y lo hará, si no consigue ser investido, entre la votación del miércoles y la del viernes. Incluso después, todo, para evitar la celebración de elecciones, algo que al Gobierno le parece más importante que pensar ahora en si hay fórmulas para que las elecciones no sean el 25 de diciembre.

La nueva situación, según Santamaría, “coloca al PSOE ante una responsabilidad que tenemos todos” y de la que a su juicio los socialistas no pueden sustraerse. “España necesita un gobierno”, dijo, y no puede permitirse más tiempo “esta interinidad”.

- Sánchez prepara su discurso.

El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, ha seguido estos días desde la distancia la negociación entre el Partido Popular y Ciudadanos, además de preparar un discurso de investidura en el que argumentará su rechazo a investir a Mariano Rajoy. Sánchez sacará a colación todos los problemas y las “malas actuaciones” del Gobierno del PP. Dejará también la puerta abierta a explorar una alternativa de izquierdas a Rajoy. Sánchez presentará las líneas maestras de su intervención el próximo lunes ante la ejecutiva federal. Otra cuestión que se tratará en la reunión es si el PSOE intenta impulsar con Podemos y Ciudadanos una reforma legislativa para acortar la campaña electoral y evitar que se tenga que votar el 25 de diciembre. En caso de acordar esta medida, se registrará esta semana tras la investidura fallida de Rajoy.

(Carmen del Riego, La Vanguardia)