Más de 7.500 entradas y 350.000 visitantes desde el 9 de octubre de 2011

Castro abre la vía para juzgar a Matas por la compra del "palacete"

El titular del Juzgado de Instrucción número 3 de Palma, José Castro, ha dictado este jueves sendos autos de pase a procedimiento abreviado de tres de las 27 piezas de que consta el caso Palma Arena en la actualidad. Ello significa que Castro da por finalizada la instrucción de dichas piezas separadas —en concreto la 13, la 16, la 17, la 19, la 24 y la 27—, si bien aún se podrían solicitar diligencias complementarias para cada una de ellas.

En cada uno de los seis nuevos autos dictados por el juez, se insta a las distintas acusaciones a que, en el plazo de diez días, o bien formulen su escrito de acusación o bien pidan el sobreseimiento de la causa. En cinco de las seis piezas ahora finalizadas, Castro abre la posibilidad de que el expresidente balear Jaume Matas acabe sentándose de nuevo en el banquillo de los acusados. En cualquier caso, estos autos no son firmes y contra ellos cabe la opción de presentar un recurso.

En lo relativo a la pieza separada número 24, que versa esencialmente sobre la compra y el acondicionamiento del llamado «palacete» en el casco antiguo de Palma, el juez imputa el presunto delito de blanqueo de capitales a Matas, Maite Areal —su esposa—, Fernando Areal —su cuñado—, Bartolomé Reus, Miguel Ángel García-Inés, Antonio Obrador, Josefa Lorca y María Emilia Rodríguez. En esta pieza también se investigan la compra y la reforma de un piso en Madrid y los gastos relacionados con diversas propiedades ubicadas en la localidad mallorquina de la Colònia de Sant Jordi, donde Matas solía descansar en verano.
Por lo que se refiere a la pieza separada número 13 del caso Palma Arena, que investiga la campaña de comunicación realizada con motivo del Mundial de Ciclismo en Pista de 2007, Castro atribuye a Matas, al exdirector general de Deportes José Luis «Pepote» Ballester y al empresario Miguel Romero los presuntos delitos de fraude a la Administración, malversación de caudales públicos, prevaricación administrativa y falsedad en documentos oficiales.

En cuanto a la pieza separada número 19, que versa sobre la construcción de la pista del velódromo, el juez imputa el supuesto delito de malversación de caudales públicos a Matas, al periodista Jorge Moisés, a los arquitectos Jaime y Luis García-Ruiz, y al también arquitecto Sander Martín.

En lo referente a la pieza separada número 16, centrada en el fraccionamiento de contratos por parte del Govern, Castro atribuye los delitos de fraude a la Administración y falsedad en documentos oficiales y mercantiles a Matas, «Pepote» Ballester, la exsecretaria general técnica del Govern Jane King, Moisés y Romero.

Por lo que se refiere a la subpieza uno de la pieza separada 27, en la que se han investigado contratos con la empresa Over, el juez imputa a Matas, la exconsejera autonómica Aina Castillo, María Luisa Durán y Daniel Mercado los supuestos delitos de prevaricación, malversación de caudales públicos, fraude a la Administración y falsedad en documentos oficiales.

Por último, en relación a la pieza separada número 17, que investiga el cobro de comisiones en varias contrataciones vinculadas al velódromo, Castro atribuye a Moisés y a Romero el presunto delito de malversación de caudales públicos.

Cabe recordar que el caso Palma Arena sólo investigaba originariamente el sobrecoste de las obras del velódromo del mismo nombre. Este proyecto había sido impulsado en 2006 por Matas. El velódromo fue inaugurado en marzo de 2007, días antes de que se celebrase en sus instalaciones el Mundial de Ciclismo en Pista de aquel año. El presupuesto inicial de las obras había sido de 47,7 millones de euros, si bien en la actualidad se estima que el Palma Arena podría haber costado finalmente unos 110 millones.

Hasta el momento, Matas ha sido condenado en dos de las piezas del caso Palma Arena ya juzgadas y resueltas. En un caso, debió cumplir una condena de nueve meses y un día de cárcel por tráfico de influencias, en concreto por favorecer a un amigo periodista, mientras que en el otro caso debió abonar 9.000 euros de multa por cohecho, al considerar el jurado que había presionado a un hotelero para que contratase a su esposa. Además, Matas fue uno de los 17 acusados que se sentó en el banquillo en el caso Nóos.

(Josep María Aguiló, ABC)