Más de 8.000 entradas y 400.000 visitantes desde el 9 de octubre de 2011

Patxi López suma apoyos en el PSOE entre los antiguos fieles de Pedro Sánchez

“Ni Susana ni Pedro: Patxi”. Esta sería la posición que, en la pugna por el futuro liderazgo del PSOE, habría adoptado y transmitido en recientes reuniones la secretaria general de los socialistas vascos, Idoia Mendia, según fuentes socialistas.

Mendia, que pese a sus pobres resultados electorales blindó su liderazgo en el socialismo vasco gracias a su acuerdo de gobierno con el PNV, fue una de las más fieles aliadas territoriales de Pedro Sánchez y siguió apostando por él tras su dimisión en el comité federal del pasado 1 de octubre e incluso cuando el ya exsecretario general del PSOE entregó su acta de diputado, el 29 de octubre, para no votar en la investidura de Mariano Rajoy como presidente del Gobierno. Pero ahora, según confirman dirigentes del PSE, Mendia considera que la solución para el PSOE no es ni Pedro Sánchez ni Susana Díaz, sino Patxi López. El veterano socialista vasco Rodolfo Ares, que coordinó la programación de las campañas electorales de Pedro Sánchez, estaría actuando como operador orgánico en recabar apoyos territoriales para Patxi López, según fuentes socialistas.

Mendia y Ares, en todo caso, no serían los únicos dirigentes socialistas que, pese a haber sido fieles a Pedro Sánchez hasta el último suspiro, estarían ahora ya en otras coordenadas ante la pugna por el liderazgo del PSOE que culminará en el congreso federal que los socialistas celebrarán antes del próximo verano. Así, dirigentes del PSOE aseguran que otro de los líderes territoriales socialistas que se habría sumado para remar a favor de la candidatura de Patxi López es el secretario general de La Rioja, César Luena, que fue el número dos de Pedro Sánchez en Ferraz, como secretario de organización, durante sus dos años de mandato.
Otra “baja” especialmente sensible de antiguos colaboradores de Pedro Sánchez que resaltan algunos dirigentes socialistas sería la de Óscar López, que fue el responsable de su estrategia electoral y ya habría soltado amarras.

Entre las fugas producidas en las filas de Pedro Sánchez, algunos de sus críticos sitúan también a la presidenta de Baleares, Francina Armengol; a la líder de los socialistas navarros, María Chivite; y al secretario general de los socialistas de Murcia, Rafael González Tovar. Incluso aseguran que uno de los últimos respaldos territoriales de Pedro Sánchez junto a la madrileña Sara Hernández, el secretario general de Castilla-León, Luis Tudanca, también estaría ya poniendo tierra de por medio. El compromiso de “neutralidad” en esta pugna interna que el líder del PSC, Miquel Iceta, manifestó al presidente de la gestora de Ferraz, Javier Fernández, y a la presidenta andaluza, Susana Díaz, dejó a Pedro Sánchez “sin generales”, según celebraron sus críticos.

Y el depuesto líder del PSOE, según resaltan, estaría ahora “muy molesto” y “atribulado” con todas estas fugas en sus filas, que muchos achacan entre otras cuestiones, precisamente, a sus dudas e indecisiones sobre si se debe presentar o no a la batalla para intentar recuperar el cargo. “¿A qué espera? ¡Cuando salte no va a quedar en el ruedo ni la vaquilla!”, lamentaba uno de sus otrora fieles. Precisamente para intentar atajar esta sangría de respaldos que se estarían pasando con armas y bagajes al proyecto de consolidar una “tercera vía” liderada por Patxi López, fue para lo que el martes un grupo de afines a Pedro Sánchez le reclamó públicamente que se presente como candidato a la secretaría general del PSOE.

Pedro Sánchez volvió a manifestarse ayer, eso sí, en respuesta a dicha reunión de fieles. “Gratitud inmensa por la confianza. Entre todos haremos posible la recuperación del PSOE y de nuestra identidad como socialistas”, tuiteó. Pero siguió sin despejar la gran incógnita. “Pedro duda, pero ya tiene difícil retroceso”, aseguran en el PSOE. No podría ya dar marcha atrás, piensan, y tirar la toalla sin presentar batalla. Tampoco, zanjan, podría ya sellar un pacto con Patxi López y todos los que ahora quieren impulsar al exlehendakari y expresidente del Congreso: “Ya está muy cabreado con ellos y no cabe un acuerdo”.

Lo que todos tienen claro es que ni Pedro Sánchez ni Susana Díaz darán un paso al frente al menos hasta que el próximo 14 de enero el comité federal del PSOE fije el calendario del congreso que habrá de dirimir el liderazgo del partido. ¿Y Patxi López? “Patxi esperará”, auguran.

(Juan Carlos Merino, La Vanguardia)