Más de 8.000 entradas y 400.000 visitantes desde el 9 de octubre de 2011

Las sentencias encarecerán las hipotecas “a corto plazo”

Los últimos varapalos judiciales a los bancos en materia de hipotecas pueden traer como consecuencia un incremento de los intereses que se pagan por los préstamos. Según el presidente de la Asociación Hipotecaria Española (AHE), Santos González, las hipotecas se van a encarecer “en el corto plazo” a raíz de las últimas sentencias. Además de devolver todo el dinero de más que cobraron por las cláusulas suelo, las entidades se enfrentan al fallo del Tribunal Supremo que les obliga a asumir parte de los gastos vinculados a la firma de la hipoteca, por lo que es de esperar que repercutan ese sobrecoste al cliente.

Ya han sido varios los jueces del Estado español que han seguido el veredicto del Supremo en ese sentido y han obligado al banco a hacerse cargo de los gastos que conlleva la hipoteca como el notario o la gestoría. De hecho, algunas entidades españolas han optado ya por devolver parte de lo que han pagado sus clientes antes de que estos recurran a instancias judiciales. Según la OCU, se firman más de 30.000 hipotecas al mes en las que se repercuten al cliente estos gastos que, por tanto, pueden ser recuperados.

Por otro lado, el sector financiero ha visto cómo el final de 2016 se le atragantaba a causa de las cláusulas suelo después de que la justicia europea reconociese el día 21 de diciembre que los bancos deben devolver la totalidad del dinero cobrado de más a causa de estas cláusulas y no solo el acumulado a partir de 2013 como había señalado el Supremo cuando las declaró “abusivas”.
El pronunciamiento de los jueces europeos eleva sobremanera la factura de las entidades que recurrieron a este tipo de cláusulas, hasta el punto de que, según el Banco de España, el sector financiero español deberá abonar más de 5.000 millones de euros a causa de esta sentencia, además de lo que ya ha devuelto en concepto de lo cobrado de más después de 2013. El propio sector rebaja el cálculo a 4.000 millones. En todo caso, la cifra dependerá mucho del número de clientes que finalmente se animen a reclamar su dinero.

En suma, y aunque no todos los bancos están afectados, se trata de dos varapalos importantes que, al menos a corto plazo, el sector podría intentar amortiguar por otras vías. Santos explicaba ayer a Europa Press que el aumento en los costes de tramitación de hipotecas encarece el de la producción, por lo que sería razonable pensar en un incremento del precio de los nuevos créditos hipotecarios. En todo caso, este movimiento defensivo de los bancos ante las sentencias desfavorables sería una “reacción inmediata” ya que la competencia tenderá a homogeneizar el precio a largo plazo.

Por otro lado, desde la Asociación Española de Banca (AEB), José Luis Martínez Campuzano recordó que la sentencia del Supremo de diciembre de 2015 que obligaba a devolver los gastos de la hipoteca se refiere a un “caso concreto” y, por tanto, considera que no vale para todos los casos a pesar de que ya hay varios jueces más que se han decantado por esta misma solución jurídica.

- Euríbor negativo.

El hecho es que las hipotecas están ahora relativamente baratas en comparación con los últimos años ya que el euríbor se encuentra en negativo, si bien según los expertos esta situación podría no alargarse demasiado en un contexto además en el que el mercado inmobiliario parece despertar del letargo. El cierre del euríbor el pasado año en el -0,082% genera un ahorro anual medio en el Estado de 80 euros para quien tiene una hipoteca, más elevado, de unos 110 euros, en el caso de la CAV donde los préstamos son en general mayores.

La previsión de los expertos es que el euríbor se mantenga en negativo al menos hasta mediados del nuevo año, si bien a partir de la parte final de 2017 podría empezar a remontar. De momento, por tanto, los bancos deberán elevar el diferencial si optan por encarecer los créditos.

(A. Legasa, Deia)