Más de 8.000 entradas y 400.000 visitantes desde el 9 de octubre de 2011

Claman miles en Barcelona por "acoger ya" a refugiados

Barcelona se convirtió este sábado por segunda semana consecutiva en el epicentro del reclamo de la sociedad civil por un trato humanitario para los refugiados de la guerra y la urgente acción de las autoridades españolas y europeas para acoger a las víctimas de conflictos bélicos como el que existe en Siria. Más de 300 mil personas (160 mil, según la policía) se manifestaron en Barcelona bajo la convocatoria de la plataforma Casa nostra, casa vostra (Nuestra casa, su casa).

La sociedad civil catalana, una de las mejor organizadas de Europa, volvió a poner énfasis en un fenómeno que, a pesar de su dureza y dramatismo, ha dejado de formar parte de la agenda política de los principales partidos políticos españoles y europeos. Tras varios años de guerra en Siria, las llamadas "víctimas colaterales" viven en condiciones infrahumanas en campos de refugiados levantados en condiciones precarias en la región y muchos de ellos siguen en espera de que las principales potencias europeas cumplan su compromiso de otorgar las condiciones de refugiados de miles de familias que esperan desde hace años.

La marcha recorrió el centro de la capital catalana en un ambiente reivindicativo, en el que se reclamó a las autoridades europeas y españolas que "basta ya de excusas" y que se "acojan ya" a los refugiados.
En el acto final de la movilización se hizo un performance dirigido por la compañía de teatro catalana la Fura del Baus, que tuvo lugar en el puerto donde estaba atracado el velero Astral, de Proactiva Open Arms, que lleva a cabo rescates de migrantes en el mar, mientras se escuchaba la música del grupo Barcelona Gipsy Balkan Orchestra.

Tras el performance tomaron la palabra dos refugiados en Cataluña, Dara Ljubojevic, acogido como víctima de la guerra en los Balcanes a finales del siglo pasado y que desde entonces ha sido un ferviente activista por defender a las personas que son expulsadas de sus tierras por la guerra. También habló Meera M. Zaroor, quien llegó a Cataluña hace tres años de Siria.

Desde 2000, debido a las políticas europeas de blindaje de sus fronteras, más de 32 mil personas han perdido la vida intentando cruzar el mar Mediterráneo, que se ha convertido en un inmenso cementerio.

Ambos refugiados criticaron que los miembros de la Unión Europea, lejos de ofrecer una solución a la situación, han restringido más el paso de las personas hasta cerrar las fronteras y Europa se ha consolidado como una gran fortaleza. La entrada se produce a cuentagotas y aquellos que lo consiguen lo hacen jugándose la vida y vaciando los bolsillos en favor de las redes de tráfico de personas. "Cuando llegan a nuestros pueblos y ciudades se enfrentan al peligro de los centros de Internamiento para Extranjeros, la exclusión y el racismo."

Todos los partidos políticos catalanes, con la excepción del gobernante Partido Popular, respaldaron la manifestación y también se sumaron a reclamar más agilidad y más políticas para ayudar a centenares de miles de personas que ahora mismo imploran un trato humanitario urgente.

(Armando G. Tejeda, La Jornada)