Más de 7.500 entradas y 400.000 visitantes desde el 9 de octubre de 2011

El Consell de Garanties cuestiona la lectura única de la ley de transición exprés

El órgano entiende que es constitucional que sea solicitado por un grupo parlamentario

El Consell de Garanties Estatutàries (CGE) ha emitido finalmente un dictamen, por unanimidad, sobre la reforma del Reglament del Parlament que han impulsado JxSí y la CUP. Una reforma que ha levantado polvareda pero que el CGE cuestiona la reforma pero avala el fondo de su punto más polémico: la posibilidad de aprobar leyes de manera exprés a petición de un sólo grupo parlamentario y no sólo por unanimidad de los grupos.

Aunque eso sí, el Consell exige requisitos como los que se establecen en el derecho parlamentario comparado y que el CGE ve omitidos en la reforma del artículo 135 propuesta y que colisiona con la Constitución y el Estatut. Es decir, avala el fondo que un grupo pueda impulsar la lectura única pero cuestiona la forma propuesta por JxSí y la CUP.
En cualquier caso, el CGE concluye que “la legitimación para proponer la tramitación en lectura única por un grupo parlamentario y no por el conjunto de los grupos de la Cámara es una opción normativa que, con independencia de que pueda ser valorada como más o menos favorecedora de los consensos, no presenta en sí misma problemas jurídicos de constitucionalidad”.

En el dictamen, al que ha tenido acceso La Vanguardia, el Consell recoge en cierto modo la doctrina de los letrados del Parlament, que si bien avalan la constitucionalidad de la “aprobación de leyes por lectura única” a solicitud de un grupo, también reclama que se respeten las circunstancias de “simplicidad” y “naturaleza” de los textos para que sean respetuosos con el derecho parlamentario acorde con la Constitución y el Estatuto de Autonomía.

El Consell reclama que se recupere el concepto “la naturaleza de la proposición lo aconseja o la simplicidad de la formulación lo permite” que JxSí alegó haberlo suprimido para no ser redundante puesto que es una prescripción reglamentaria genérica. Fuentes de JxSí defienden ahora que harán caso de esta recomendación.

También recomienda otros requisitos como mantener enmiendas o las facultades de la Mesa. “La iniciativa de propuesta de tramitación de las proposiciones de ley en lectura única, aparte del grupo parlamentario promotor”, reza el dictamen “también pueda ser ejercida por la Mesa y la Junta de Portavoces”. “Asimismo, también valoramos que habría que, como garantía de los derechos de los diputados, que el artículo 135, en su conjunto, previera explícitamente la facultad de presentar enmiendas y los términos en que se sustanciaría este trámite”,añade como conclusión el dictamen.

Uno de los hilos argumentales del Consell es que una minoría no puede bloquear por “lógica parlamentaria” el principio de la mayoría que podría aprobar la aprobación por lectura única estaría en manos de una minoría privar a la “mayoría de su verdadera condición de tal, erigiendo en necesaria la constitución de las mayorías especialmente reforzadas que sólo se exigen para los supuestos singulares que la Constitución”.

Ciutadans y el PSC presentaron sendas peticiones ante el CGE entendiendo que la reforma perjudicaba el principio de minorías parlamentarias. De hecho, sospechan que la reforma de la lectura única es un cambio ad hoc para aprobar las leyes de transición de manera exprés y dificultar la acción jurisidiccional del Estado. Los escritos de Cs y socialistas contaron asimismo, con las alegaciones de JxSí, que recogían la regulación de la lectura única en un buen número de reglamentos parlamentarios, entre ellos, el del Congreso de los Diputados.

(Quico Sallés, La Vanguardia)