Más de 7.500 entradas y 350.000 visitantes desde el 9 de octubre de 2011

El PSOE recela de la España plurinacional de Pedro Sánchez

Varias federaciones del partido han expresado sus diferencias con la idea propuesta por la dirección

La definición del modelo territorial en España sigue en pleno debate en el PSOE, avivado por los distintos congresos de sus federaciones en los que en cada una establece su criterio. La reforma federal, que promulga la dirección que encabeza Pedro Sánchez, es asumida por todos, pero no así la aceptación de la plurinacionalidad del Estado que aprobó el 39º congreso del PSOE y convertida en ley interna. Andalucía es la más reticente y defiende “un modelo federal cooperativo”, al temer que “el federalismo asimétrico”, que defiende Valencia, o la “federación de islas” de Baleares, supongan más desigualdad.

“Hay muchas ocurrencias que no deben ser tomadas en cuenta”. Esta fue ayer la primera respuesta que ofreció el secretario de Organización del PSOE, José Luis Ábalos, al ser preguntado por la variedad de denominaciones que surgen estos días en las distintas federaciones de los socialistas sobre la concepción del Estado autonómico. El PSOE está en pleno proceso de congresos regionales, tras la celebración del congreso federal. Al menos una decena están ya en marcha y el resto continuará entre septiembre y octubre. Hasta ahora, el foco se ha colocado en quién se hace con el poder y cuál puede ser la traslación de la victoria de Pedro Sánchez a las federaciones. Pero empiezan a llamar la atención los textos que se elaboran sobre la definición de cada comunidad autónoma y el modelo de Estado.

Andalucía, donde continuará al frente Susana Díaz, al no haberse presentado ningún otro candidato, celebrará el próximo fin de semana el congreso en cuya clausura participará Pedro Sánchez, y aprobará en su ponencia la definición territorial. Apuesta por “un modelo federal cooperativo” y por la Declaración de Granada de 2013. Ni menciona la definición de Estado plurinacional que aprobó el 39º Congreso y que todos los socialistas tienen que asumir, como recordaron ayer fuentes de la ejecutiva.

El secretario de Organización del PSOE, José Luis Ábalos, apuntó ayer que “algunas cosas están claras” como la Declaración de Granada que determina que el modelo territorial del PSOE es el Estado federal, “y las resoluciones del congreso del partido donde claramente se habla de España como Estado Plurinacional”. Su conclusión fue que convendría saber “qué es el federalismo. Y algunas de las cuestiones que se están planteando indican que no se entiende qué es un modelo federal”, reconoció. Esta respuesta la ofreció después de hacerle ver las reticencias para aceptar la plurinacionalidad o la definición de los socialistas de Baleares, con su apuesta por “una federación de islas”.
El número tres del partido reconoció haber leído la apuesta de sus compañeros de Baleares, cuyo congreso clausuró este fin de semana Pedro Sánchez, por llamar “Estados” a las islas del archipiélago. Después, señaló que era una versión exclusivamente de algún medio de comunicación pero ajena a la realidad. Pero los socialistas baleares sí apuestan por la federación de islas, de la misma manera que Andalucía defiende el “federalismo cooperativo” y los socialistas valencianos “el federalismo asimétrico”.

- Preocupación andaluza.

Esa asimetría no es reconocida, de entrada, por Andalucía pero sí por la presidenta del partido, Cristina Narbona, cuyo criterio, así como el de distintos constitucionalistas, es que el Estado autonómico es asimétrico desde su propia concepción. Esta diversidad de voces no fue negada ayer por Ábalos al reconocer que los socialistas proponen abrir el debate sobre el modelo territorial con todas las fuerzas políticas al tiempo que se desarrolla también en su propio partido. “Es necesario abrir el debate dentro y fuera del partido”, constató Ábalos.

La preocupación de los socialistas andaluces está en que detrás de las denominaciones se abra paso la desigualdad y que Andalucía resulte perjudicada al tener más necesidades que la mayoría de las comunidades autónomas. En su congreso de este fin de semana se escuchará que Andalucía “tiene que ocupar el lugar que le corresponde” y alzará la voz tanto como “la que más”, señalan fuentes del PSOE andaluz. En el entorno de Pedro Sánchez se considera que las denominaciones no son el problema de fondo sino el modelo de financiación, pendiente de que el Gobierno lo aborde, tres años después de haber caducado el vigente. Para el secretario de Organización, “todas las pegas que se ponen” al modelo federal “siempre van referidas a la financiación”, debido a que “cuando se habla de financiación ya surgen los intereses de cada territorio”.

En la ponencia del PSOE de Andalucía se defienden “los derechos históricos” de esa comunidad y su derecho inalienable a la defensa de sus intereses, dentro del apartado dedicado a la financiación autonómica. “El actual debate no puede relegar a Andalucía a una segunda categoría”, se lee en el texto congresual. El temor a que “las palabras” signifiquen “privilegios” está en el fondo de la preocupación de los socialistas andaluces, castellano-manchegos y extremeños. Aceptan la idea de una reforma constitucional que lleve a un Estado federal, pero no les gusta que la reforma “reconozca plenamente el carácter plurinacional” de ese Estado.

- “Convendría no echar gasolina al fuego de Cataluña”.

El PSOE acogió con frialdad y preocupación la decisión del Gobierno de fiscalizar al máximo los gastos de la Generalitat de Cataluña para impedir que pueda destinar recursos a los preparativos del referéndum del próximo 1 de octubre, si es que las autoridades catalanas persisten en su convocatoria como así parece. "Convendría no echar gasolina al fuego", señaló ayer el secretario de Organización del PSOE, José Luis Ábalos tras la reunión de la comisión permanente del PSOE. "No es conveniente que pueda interpretarse que desde el Gobierno se actúa a modo de venganza", señaló.

Estas mismas consideraciones se repitieron en la reunión de la ejecutiva de los socialistas donde cunde el temor de que se tomen medidas "de agresión" contra muchos ciudadanos catalanes, ya que la vigilancia se establece sobre el Fondo de Liquidez Autonómica (FLA). "Los criterios de utilización del FLA están claros y sobre ellos no tenemos nada que decir salvo que hay que cumplirlos", reconoció Ábalos.

Los socialistas se mueven en un difícil equilibrio: instan al Gobierno central a no atizar el fuego, pero reconocen que "el proceso es ilegal" y se debe tratar a toda costa de que los independentistas no tengan argumentos que puedan aprovechar a su favor. La recomendación del PSOE es que el Ejecutivo actúe con "proporcionalidad".

(Anabel Díez, El País)