Más de 9.000 entradas y 450.000 visitantes desde el 9 de octubre de 2011

La lucha contra la piratería pincha en los libros

Las descargas ilegales suben un 12% en 2017 en este sector, el único que asciende junto al de los videojuegos

El descenso de la piratería desde 2015 es ya del 9%, aunque los autores reclaman más "rapidez" para cerrar webs con contenidos ajenos

La piratería en España continúa en uno de los niveles más altos de los países occidentales, pero comienza a remitir. Por segundo año consecutivo, el acceso a contenidos protegidos por derechos de autor de forma ilegal ha descendido y ya acumula un 9% de bajada en dos años. No obstante, durante el año pasado hubo 4.005 millones de accesos ilícitos a contenidos digitales, un 3% menos que el ejercicio anterior (4.120 millones). Este pirateo tuvo un valor de 21.899 millones, según el observatorio de la piratería y hábitos de consumo de contenidos digitales 2017, realizado por GfK para la Coalición de Creadores y LaLiga.

El lucro cesante lo sitúan en 1.857 millones, un 4,1% más que en 2016. El sector que más dinero perdió fue el de la música (507 millones), seguido del cine (453 millones), fútbol (285 millones), videojuegos (242 millones), libros (203 millones) y series (167 millones). El medio para acceder a estas webs ilegales sigue siendo, en un 75%, Google. Una situación que desde la Coalición se intenta cambiar. "Hablamos con ellos, pero sin resultados. También les decimos que damos mucho tráfico", indica la directora de la Coalición, Carlota Navarrete, quien destacó la importancia e tener una "buena ley bien aplicada" y mucha más concienciación de la sociedad para rebajar más los índices de piratería.

Un consumo que bajó en casi todas las parcelas. El pirateo de películas descendió un 8% (de 789 millones de accesos ilegales a 726); el de la música, un 6,1% (de 1.661 a 1.560); y el de las series, un 1,5% (de 959 millones a 945 millones). Solo dos lunares: los libros -que pasó de 374 millones de descargas a 419 millones- y los videojuegos -de 223 millones a 241 millones-. Este descenso generalizado estuvo motivado, según los responsables del sector, porque el mercado digital legal ha aumentado; y, a la par, el ilegal. en cuanto al perfil, el informe destaca que es muy similar al de ejercicios pasados. El pirata es un hombre de entre 17 y 34 años, salvo en el acceso ilegal a libros, que predominan las mujeres.
En todos los campos analizados destaca la "vigencia" del producto. En libros, videojuegos o música, cuatro de cada diez accesos ilícitos correspondieron a contenidos que llevaban en el mercado menos de un año. En el cine, el 35% de los accesos se produjo cuando la película todavía estaba proyectándose en las salas; en las series, casi la mitad de los capítulos descargados (46%) tuvieron lugar durante su tiempo de emisión en la televisión. En cuanto al fútbol, el 16% de los internautas ha disfrutado de este deporte a través de canales ilegales, de modo que durante el año pasado se vieron de forma ilegal unos 113 millones de partidos de fútbol en un 10% de los hogares de España por un valor de 335 millones. Es una cifra similar a la del año pasado. El responsable de antipiratería de LaLiga, Emilio Fernández, destacó que gracias a la herramienta Marauder, un sistema de detección de contenidos ilegales que detecta al usuario en 15 minutos, se han eliminado "unos 168.000 vídeos en redes sociales y 124 aplicaciones".

- Repercusión laboral.

No obstante, la coalición -que agrupa a todos los sectores del ocio- reclama a las administraciones más agilidad a la hora de cerrar webs piratas. "Los procesos civiles pueden tardar en resolverse dos años; los penales pueden llegar a cuatro y los administrativo-judiciales tardan entre nueve y doce meses. Son tiempos demasiado extensos y es necesario mejorar en la respuesta", argumentaba el presidente de la patronal de la música (Promusicae), Antonio Guisasola. "Italia, Portugal o el Reino Unido dan una respuesta en quince días o un mes", añade.

Además, el estudio hizo hincapié en la repercusión laboral de la piratería. Las industrias culturales y de contenido emplean en la actualidad a 69.861 trabajadores directos. El total es de 99.095 trabajadores, según datos del Gobierno. Un escenario sin piratería permitiría crear 20.375 nuevos puestos de trabajo directos, lo que supondría un incremento del 29% y 122.250 empleos indirectos más. Las arcas públicas tendrían unos ingresos potenciales de casi 372 millones en concepto de IVA, así como casi 157 millones en cotizaciones a la Seguridad Social y más de 46 millones a través del IRPF. Es decir, el Estado habría dejado de ingresar el año pasado 575 millones por culpa de los accesos ilegales a contenidos, sumando un acumulado desde 2012 de 3.347 millones.

- El Código de Conducta Voluntario, nueva herramienta.

El 95% de las webs con contenidos piratas tenían publicidad, sobre todo de juegos 'online', páginas de contactos y contenidos de adultos. Unos anuncios que han aumentado en los últimos años y que han servido de motivo para que la Secretaría de Estado de Cultura impulse -junto a la de Agenda Digital- el Código de Conducta Voluntario. El objetivo es que los titulares de derechos, los operadores de Internet y los publicitas impulsen la lucha contra las descargas ilegales.

(Daniel Roldán, 07/04/18, Ideal, p. 57)