Más de 10.000 entradas y 1.000.000 de visitantes desde el 9 de octubre de 2011

Dimisión en bloque en el suplemento femenino del diario vaticano por presiones

La fundadora y ahora exdirectora de ‘Donne Chiesa Mondo’, Lucetta Scaraffia
Toda la redacción

La directora de ‘Donne Chiesa Mondo’, Lucetta Scaraffia, había expuesto los abusos sexuales a las monjas

Lucetta Scaraffia (Exdirectora de Donne Chiesa Mondo).- "Tiramos la toalla porque nos sentimos rodeadas de un clima de desconfianza y de deslegitimación progresiva"

La pérdida de Scaraffia ha sido muy sentida entre los vaticanistas

Si había una feminista en el Vaticano era Lucetta Scaraffia. La periodista e historiadora italiana fundó en el 2012 Donne Chiesa Mondo (Mujeres, Iglesia, Mundo), el valiente suplemento mensual femenino de L’Osservatore Romano –el diario oficial de la Santa Sede– a través del cual ha denunciado durante siete años la posición de inferioridad que sufren las mujeres en la Iglesia. En los últimos meses había explicado que por ello se había ganado la enemistad de prácticamente toda la curia romana y que no sabía por cuánto tiempo podría seguir teniendo este altavoz.

Sus temores eran fundados: Scaraffia y toda la redacción del suplemento femenino han dimitido en bloque aludiendo a presiones internas para querer silenciarlas. “Tiramos la toalla porque nos sentimos rodeadas de un clima de desconfianza y de deslegitimación progresiva, desde una mirada en la que no sentimos estima y crédito para continuar nuestra colaboración”, ha escrito la directora en una dura carta al papa Francisco. La intelectual italiana confirmó a este diario la renuncia y dijo estar “muy dolida”.

Scaraffia parece señalar al nuevo director de L’Osservatore Romano, Andrea Monda, que hace unos meses sustituyó a Giovanni Maria Vian, quien había lanzado y apoyado Donne Chiesa Mondo. En la misiva dirigida al Pontífice, la exdirectora pone en valor que por primera vez un grupo de mujeres que se habían organizado de forma autónoma había podido trabajar en el corazón del Vaticano y de la comunicación de la Santa Sede. También lamenta el hecho de que una iniciativa tan importante se haya reducido “al silencio”, y teme que se vuelva “a la anticuada y árida costumbre” de que las mujeres se elijan “desde arriba, bajo el control directo de los hombres”, por ser consideradas “de confianza”.
Católica practicante, la italiana aceptó el encargo de Benedicto XVI de fundar el suplemento con la condición de poder expresar su voz crítica con libertad. Durante estos años lo ha logrado con creces. Son especialmente recordados dos suplementos. El primero, de marzo del 2018, denunciaba sin tapujos que las monjas en el Vaticano son tratadas como criadas por cardenales y obispos, para quienes cocinan y limpian a cambio de un salario irrisorio, sin ser invitadas a sentarse a las mesas que sirven.

El segundo se publicó el pasado mes de febrero –cuando faltaba poco para que se celebrase en la Santa Sede la importante cumbre contra los abusos sexuales a menores– y exponía que las monjas también han sufrido violencia sexual , aunque en muchos ámbitos de la Iglesia todavía prefieran pensar que se trata de relaciones románticas y de transgresiones de la castidad en lugar de ver el asunto como un verdadero abuso sexual y de poder. Sus revelaciones obligaron a Francisco a reconocer por primera vez que obispos y sacerdotes han violado a religiosas.

El director de L’Osservatore Romano ha respondido a través de la oficina de prensa del Vaticano negando que haya querido seleccionar a nadie con el criterio de la obediencia ni que haya privado de autonomía a la redacción del suplemento. La renuncia de la redacción del suplemento femenina es un nuevo contratiempo para el nuevo prefecto del dicasterio de la comunicación, Paolo Ruffini, tras la marcha de los portavoces de la Santa Sede Greg Burke y Paloma García Ovejero. La pérdida de Scaraffia ha sido muy sentida entre los vaticanistas, que la consideraban una de las pocas voces femeninas que hablaban con total libertad en un mundo de hombres.

(Anna Buj, La Vanguardia)