Más de 10.000 entradas y 1.000.000 de visitantes desde el 9 de octubre de 2011

Carta abierta al Sr. Buch (Christophe Duclau, padre de Wubi, el chico agredido por los Mossos en Sant Feliu Sasserra)

No se hizo nada hasta estos días, cuando Wubi ha decidido hacer público su caso

Sr. Buch,

Soy el padre de Wubi, el chico agredido por seis agentes de los Mossos el 10 de enero del 2019 en Sant Feliu Sasserra. 59 años, francés, europeo, republicano, independentista catalán. Trabajo, participo, milito por causas diversas, cotizo y pago mis impuestos en Catalunya desde 1985.

Padre de 4 hijos. Entre ellos, Wubi.

Soy yo, quien acompañado de una abogada, me reuní con el Sr. Josep Codina, jefe de la Comisaría General de Relaciones Institucionales, Prevención y Mediación de los Mossos. De hecho, ese día era con usted con quien quería hablar.
En todo caso, para mí, entonces, la conversación con el Sr. Codina fue esclarecedora y me generó confianza. Confianza que, a pesar de las limitaciones debidas a una vía judicial abierta de oficio por el juez de Manresa en paralelo a SOS Racismo, se adoptarían las actuaciones internas adecuadas en el seno del cuerpo de la policía.

Constato que no se hicieron.

No se ha hecho nada hasta estos días, cuando Wubi ha decidido hacer público su caso. El lunes 15 de junio, como todo el mundo, escuché sorprendido fragmentos del audio grabado por Wubi. Un audio que me conozco de memoria y que resucitó en mí una pesadilla.

En febrero del 2019 relaté al Sr. Codina todo lo que sabía de los hechos, le dije que existía una grabación larga que no podíamos desvelar, ya que estaba en fase de peritaje y que mi hijo, mi mujer y yo de momento tampoco queríamos hacer pública, consciente de que el caso debía resolverse en el marco riguroso y estricto de los ámbitos jurídicos y disciplinarios internos de la policía.

Resulta, pues, indudable que la policía era conocedora con detalles de los hechos. Repito, salí de la reunión confiado en una resolución cautelar interna escrupulosa y profesional. No fue así. Decepcionante. Muy decepcionante. Esperaba más de una institución catalana.

De joven, tuve una breve pero intensa experiencia militar como suboficial en el ejército francés. Sé lo que representa llevar un arma con munición, la responsabilidad y el rigor que impone el hecho de tener que custodiar un objeto que puede quitar la vida con facilidad. Era entonces conocedor del protocolo estricto de cómo y en qué excepcionales circunstancias se podía utilizar.

Me sorprende, pues, constatar con qué ligereza un agente de los Mossos puede presuntamente utilizar un arma contra Wubi... Me sorprende la poca profesionalidad de estos seis agentes participantes en los hechos. Agentes que, lejos de operar con la neutralidad impuesta a su rol y misión, vociferan insultos racistas, golpean y maltratan a un ciudadano, a una persona. Impresentable. No, no se les paga para expresar sus sentimientos y / o convicciones, sean las que sean. Deben actuar en el marco estricto de los reglamentos y punto. Cualquier conducta que desborde este marco debe ser castigada justamente y en proporción a los hechos, que en este caso son muy graves.

En estos momentos y vistas cuáles son las actuaciones internas tomadas, insuficientes, en mi opinión, le pido, como padre, como ciudadano de la República Francesa residente en Catalunya y, finalmente, como un catalán escrupuloso y esperanzado en la buena gobernanza de la administración de su país, que adopte medidas cautelares mucho más estrictas con los agentes participantes en los hechos ocurridos.

Le pido que me lo haga saber personalmente y detalladamente, y en un plazo breve de tiempo.

Saludos,

Christophe Duclau

(Ara)