Más de 10.000 entradas y 1.000.000 de visitantes desde el 9 de octubre de 2011

Muere el historiador de la literatura Marc Fumaroli los 88 años

Catedrático de la Sorbona, su legado incluye un prolífico cuerpo ensayístico sobre la cultura

El crítico e historiador de la literatura Marc Fumaroli ha muerto este miércoles a los 88 años en París, según avanzaron medios franceses como Le Monde. Nacido en Marsella el 10 de junio de 1932, Fumaroli desarrolló una prolífica carrera ensayística en que combinó estudios culturales contemporáneos con su defensa del siglo XVII francés y de la República de las Letras.

"La República de las Letras supera las fronteras nacionales y religiosas y se mantiene viva durante más de cuatro siglos, desde finales del siglo XIV hasta el XIX", recordaba Fumaroli el año 2013 en ARA, en una entrevista en la que lamentaba que ya no existía ese "estado sin estado, la República de las Letras, que prosperó por toda Europa durante un periodo de tiempo muy largo y que tenía, en su base, la idea indispensable y necesaria del diálogo entre culturas como la francesa, la española, la italiana y la inglesa". "Mucho antes de la Europa unida política y económicamente, hubo una de literaria y sabia", añadía.

Uno de los primeros intereses de Fumaroli fue la retórica y la influencia clásica en la literatura francesa. Trabajos sobre La Fontaine, Montaigne, Chateaubriand y Rousseau, entre otros, mostraron su perfil más humanista, al tiempo que se enfrentaba abiertamente a las políticas culturales de los gobiernos franceses (especialmente de François Mitterrand) y criticaba la parálisis del pensamiento provocada por la mercantilización del arte. "Ya no creemos en las vanguardias, ni en el Romanticismo ni en la razón. Vivimos tiempos nihilistas, en el que todo es posible. El arte contemporáneo es una especie de descarga en que lo sublime, lo que es horrible y lo que es divertido coexisten. Les dan valor los coleccionistas billonarios, aunque no tengan ningún valor. La única república posible ahora es la de los científicos y los técnicos", sentenciaba Fumaroli.
En libros como París - Nueva York - París (traducido al castellano por Acantilado en 2010), Fumaroli condensó buena parte de su pensamiento crítico haciendo un viaje por el mundo de las artes y las imágenes desde la antigüedad grecorromana hasta la actualidad. La conclusión del ensayo incidía en la crítica a la banalización tanto de las políticas culturales como de las imposiciones de las llamadas industrias culturales.

(Xavier Cervantes, Ara)