Más de 10.000 entradas y 1.000.000 de visitantes desde el 9 de octubre de 2011

Muere a los 97 años la actriz y pionera del feminismo en Catalunya, Maria Lluïsa Oliveda

Fue una luchadora entusiasta por los derechos de las mujeres y dirigió el Teatre Grec en los años 70

La historia de Maria Lluïsa Oliveda y Puig, muerta el sábado 20 de junio a los 97 años en Barcelona, está estrechamente ligada a la lucha por los derechos de las mujeres en Catalunya, tanto desde el mundo del teatro como desde diversas entidades. Nacida en Barcelona el 6 de julio de 1922, durante más de treinta años trabajó como actriz y directora teatral. Estudió magisterio y en sus inicios colaboró con el Teatro Español Universitario y con grupos de aficionados, como el Club María Guerrero y el Club Helena. En la década de 1950 se integró en el Teatre Studium, con Lluís Masriera, en la calle de Bailén. En 1957 fundó el Pequeño Teatro en Barcelona, donde hizo montajes de obras de Carlo Goldoni, Miguel de Unamuno, Calderón de la Barca, Jorge Guillén y Arthur Schnitzler, entre otros.

En el artículo El teatre i jo, continuación del de Ricard Salvat A propòsit de Maria Lluïsa Oliveda, publicado en 2007 en Assaig de teatre: revista de l’Associació d’Investigació i Experimentació Teatral, repasa su trayectoria contando alguna anécdota, como la de que el verano de 1940 Carlos Arniches se fijó en ella después de que protagonizara La casa de Quirós en el Teatre el Prado de Sitges. Arniches escribió a su padre pidiéndole que le dejara cuidar de su futuro profesional en Madrid, y el padre se negó rotundamente. Con todo, su carrera en el mundo del teatro no tenía freno.

En 1973 asumió la dirección artística del Teatre Grec de Montjuïc, que había estado cerrado los siete años anteriores. Inauguraron la temporada con Don Juan Tenorio, de Zorrilla. El mismo año también inauguró, como empresaria, el Teatre Don Juan, situado en Travessera de Gràcia con Via Augusta, una sala que en 1976 se transformó en el cine Arkadi. Oliveda acaba su artículo autobiográfico con una declaración de amor: "Crec que el teatre és el millor transmissor de cultura, comunicació i història a través del temps i de les generacions. Continuo estimant el teatre" ["Creo que el teatro es el mejor transmisor de cultura, comunicación e historia a través del tiempo y de las generaciones. Sigo amando el teatro"].
En 1980 su carrera dio un giro con la creación del Teatre Experimental de Dones. Inició entonces una gira por diferentes poblaciones de Cataluña, Castellón y Valencia. En reconocimiento a su labor en clave feminista obtuvo el premi Lisístrata en el Festival Internacional de Teatre de Sitges. Posteriormente fundó con María José Ragué y Araceli Bruch la asociación Teatro+Dona con el objetivo de promover y dar visibilidad a las mujeres en la sociedad.

Oliveda también trabajó en el Consell de les Dones de Barcelona, ​​del Ajuntament de Barcelona, ​​y presidió el Consejo Nacional de las Mujeres de España. Su labor ha sido reconocida con varios galardones: en 1999 recibió la Medalla de Honor de Barcelona y en 2006 recibió la Creu de Sant Jordi de la Generalitat.

La presidenta del Institut Català de les Dones (ICD) y del Consell Nacional de les Dones de Catalunya (CNDC), Laura Martínez, lamentó la muerte de Oliveda y ha recordado "la vitalidad que la llevó a participar y liderar activamente a lo largo de su vida entidades que luchan por los derechos de las mujeres en campos y ámbitos diversos". También ha evocado que, gracias a su "entusiasmo por lo que hacía", viajó para asistir a foros internacionales de las Naciones Unidas hasta los 93 años. Oliveda había colaborado estrechamente con las dos entidades y era miembro honorífica. "La seva mort als 97 anys ens deixa òrfenes d’una pionera de l’activisme feminista a Catalunya. Li hem d’agrair la feina feta. No l’oblidarem" ["Su muerte a los 97 años nos deja huérfanas de una pionera del activismo feminista en Catalunya. Le tenemos que agradecer el trabajo hecho. No lo olvidaremos"], dice Martínez en un comunicado. La vicepresidenta segunda del CNDC, Montse Pineda, destaca "la seva valentia per trencar motlles i lluitar contra la discriminació de les dones en tots els àmbits, segurament el millor llegat a les feministes d’aquest país, de l’estat espanyol i a nivell internacional" ["su valentía para romper moldes y luchar contra la discriminación de las mujeres en todos los ámbitos, seguramente el mejor legado a las feministas de este país, de España y a nivel internacional]".

(Valeria Gaillard, Ara)